Cómo tratar un trastorno de la personalidad

Parar lograr un tratamiento exitoso del trastorno de la personalidad se debe identificar en el momento oportuno qué tipo de trastorno padece la persona, buscando en todo momento comprometerla a cumplir la psicoterapia.

La característica principal del trastorno de la personalidad es el pensamiento polarizado extremo, que genera relaciones interpersonales altamente caóticas. Estos trastornos se manifiestan a través del inestable estado de ánimo que presenta, afectando el carácter de la persona y la forma de percibir su función en la vida, mostrando pocos rasgos de madurez en su personalidad.

Trastorno histriónico

Este trastorno de la personalidad se resume en un completo estado de histeria. Entre sus características más significativas, está el patrón altamente emotivo que presenta la persona, manifestándose a través del alto deseo de recibir atención de los demás y al no conseguirlo se siente despreciado.

 

El tratamiento está centrado en tratar los cuadros de depresión que sufre el individuo, pues es muy susceptible a caer en este estado cuando finaliza relaciones sentimentales. Se pueden usar medicamentos antidepresivos que darán buenos resultados, potencializándolos con la psicoterapia oportuna.

Trastorno paranoide

El trastorno de la personalidad que sufren estas personas está resumido en una extrema desconfianza ante los demás. Si bien no salen de la realidad, no son capaces de admitir los sentimientos negativos que imperan en ellos sobre las demás personas. Generalmente estas personas son orgullosas y frías, no admiten sus errores y tienen cierta inclinación a los celos enfermizos.

 

La personalidad de estas personas dificultan en gran medida el tratamiento, pues mantener una relación profesional entre el psicoterapeuta y la persona que sufre este trastorno comenzará por respetar el alto margen de distancia interpersonal que delimite el paciente, evitando en todo momento empezar la terapia tratando temas de opuestas opiniones o con alguna broma.

Trastorno narcisista

A diferencia del trastorno de la personalidad histriónico, estas personas no buscan simplemente el reconocimiento, sino la admiración de cada persona que lo rodea. La persona mantendrá una autoestima sin fin, la cual no contrasta con la realidad, pues tampoco llega a identificar a las personas como lo son en realidad, lo que terminará en el rechazo de sus amistades.

 

Ante este trastorno no se conoce algún tratamiento. Sin embargo se debe acudir al médico especialista si estos comportamientos están acompañados del consumo de drogas o alcohol. La psicoterapia puede ayudar al paciente a tratar algunas causas de este trastorno, como por ejemplo poder relacionarse de mejor forma ante los demás.