Cómo utilizar el tampón de clonar en Photoshop

Para reparar imágenes que presenten algunos desperfectos o bien para retocar fotografías, se debe utilizar el tampón de clonar que incluye Photoshop.

Utilizar el tampón de clonar resulta muy útil para borrar imperfecciones o cubrir daños que se presenten en las fotos. Esta herramienta además es conocida como “sello de goma” y también posee la capacidad de utilizar segmentos de otra imagen abierta en Photoshop para adherirlos en la que se está reparando.

Instrucciones básicas

  • Para iniciarse en la utilización del tapón de clonar, el primer paso es abrir una imagen o fotografía. A continuación, será necesario escoger la herramienta de clonación y para comenzar a utilizarla se deberá seleccionar el tipo de pincel, el tamaño y su dureza, así como también la opacidad, lo cual nos permitirá crear infinidad de texturas.
  • Luego se tendrá que observar la imagen a corregir para notar sus defectos. Una vez localizados se procederá a presionar la tecla ALT antes de realizar cualquier movimiento. Esto se efectúa con la finalidad de crear un punto de partida para la clonación y para establecerlo se deberá dar clic sin dejar de presionar la tecla.
  • Para continuar se requiere soltar el botón, lo que dejará en la memoria las coordenadas del punto establecido. Consecutivamente se deberá mover el ratón para situarlo en el lugar a corregir, para luego dar clic y realizar pequeños movimientos circulares. Se aconseja copiar zonas cercanas a los defectos para que los colores e iluminaciones coincidan.
  • Probablemente necesitará utilizar el tampón de clonar varias veces y dependiendo del lugar a imitar se deberá realizar nuevamente el procedimiento. Para corregir fallas menores que se puedan cometer por descuido, se recomienda bajar la opacidad del pincel y reajustar su tamaño, pues se deberán copiar algunas áreas para remediar el desperfecto.

Clonación externa

  • Algunas veces se necesitará utilizar el tampón de clonar para copiar áreas de otras fotografías. Realizar este procedimiento es sencillo. Para abrir una nueva imagen se tendrá que presionar las teclas Control+O, lo que permitirá seleccionar de nuestros archivos la ilustración a clonar.
  • Por otro lado, para ver ambas imágenes a la vez se aconseja dirigirse al menú “Ventana” para después seleccionar “Organizar” y poder dar clic sobre “Segmentar”. Luego de visualizar las ventanas una al lado de la otra, se pasará a seleccionar la opción de clonado y a realizar los ajustes necesarios.
  • Consecuentemente, se tendrá la opción de situar el ratón sobra la imagen recién abierta y establecer un punto de partida. Como si se tratara de una copia normal, se moverá el cursor hasta la fotografía a retocar y será necesario dar clic para llevar a cabo las reparaciones pertinentes.