Cómo utilizar las redes sociales para conseguir una cita

Hoy en día, por medio de las redes sociales, es posible encontrar personas afines a nuestros gustos y aficciones con las que, siguiendo una serie de precauciones, se puede iniciar una relación de amistad e incluso un gran amor.

A pesar de los riesgos que se señalan con frecuencia en los diversos medios de comunicación, si se siguen unas cuantas pautas de cortesía y seguridad al momento de conocer a nuevas personas a través de Internet, con el tiempo y el trato incluso se podría llegar a conseguir una cita por medio de las redes sociales.

Compartir intereses en las redes sociales

 

En diversos sitios que gozan de gran popularidad hoy en día como Facebook, MySpace o incluso YouTube, existen una gran cantidad de grupos dirigidos a reunir a personas con intereses en común, desde series de televisión hasta mascotas exóticas. Es una buena idea unirse a alguno de esos grupos dentro de las redes sociales para encontrar personas con las que se puede charlar y con el paso del tiempo quizás iniciar una amistad.

Hacer amigos en los sitios sociales

 

Ya que se conocieron personas con intereses afines en las redes sociales, la mayoría de las veces no es muy buena idea tratar de acelerar demasiado las cosas, es mejor que las dos personas conversen por medio del chat, o si hay más confianza, del teléfono, y así sepan más el uno del otro antes de pensar en la idea de tener una cita. Otra forma de conocer gente nueva sería gracias a las listas de otros amigos. Conocer a una persona en común también puede ser un buen motivo para poder iniciar una conversación.

Pedir una cita en la red social

 

Hay que tratar de ser lo más amable posible en cualquiera de las redes sociales a la hora de pedirle una cita a una persona, y tratar de no enfadarse si al primer intento la otra persona dice que no, ya que se podría perder una buena amistad. Pero si la otra persona acepta, lo más recomendable sería que la primera cita fuera en un lugar público, por motivos de seguridad y para así reducir un poco la tensión generada por dicho evento.