Cómo valorar las distintas opciones de créditos hipotecarios

Una hipoteca es un contrato a muy largo plazo, y por ello se hace fundamental elegir los créditos hipotecarios con paciencia y cuidado.

El elevado precio de los pisos, las casa y locales hace imprescindible para la mayor parte de la población el tener que contratar créditos hipotecarios para su adquisición; los cuales se caracterizan por conceptos como el tipo de interés cobrado, y otras condiciones particulares, que es preciso conocer para poder escoger el mejor préstamo.

Requisitos solicitados para la apertura del préstamo
La legislación vigente obliga a contratar únicamente un seguro básico de hogar, pero las entidades bancarias suelen añadirle requisitos propios, como el contratar un seguro de vida o de desempleo. Estos requisitos suponen el pago anual de una cuota extra, por lo que se debe conocer el importe aproximado de los mismos antes de formar los créditos hipotecarios.

 

Es importante saber si el banco nos permite elegir la entidad aseguradora para los seguros requeridos o podemos elegir la que deseemos, pues el poder escoger nos permite negociar las condiciones y elegir el tipo de seguro más adecuado a nuestras necesidades personales.

Tipos de interés aplicados y condiciones de los mismos
El tipo de interés que se aplica en los créditos hipotecarios se suele referir al euribor, generalmente añadiendo un diferencial a favor del banco, como por ejemplo euribor + 0,60. La comparación entre dos créditos hipotecarios diferentes se realiza comparando el diferencial, y el que ofrezca el de menor cuantía es el más adecuado.

 

Hay que buscar condiciones extraordinarias que hacen que con un tipo de interés menor se acabe pagando a un interés más alto, como es el caso de cláusulas que fijan un tope mínimo en el tipo de interés devengado. Así pues, si en una entidad ofrecen un tipo de euribor+ 0,30 pero con una cláusula que fija un pago mínimo del cuatro por ciento, y en otra la oferta es de euribor +0,60, sin fijar un mínimo, y el euribor estuviera a un dos por ciento, en la entidad que aparentemente nos da mejores se pagaría un cuatro por ciento de interés, mientras que en la aparentemente menos ventajosa, un 2,60 por ciento.

Cláusulas adicionales
Al contratar créditos hipotecarios es necesario valorar si existen comisiones por amortización parcial o total, por si en algún momento estuviéramos en condiciones de anticipar parte del pago, y así ahorrar intereses, así como las comisiones de subrogación.

 

En el caso de que nos interese cambiar los créditos hipotecarios de banco y de refinanciación, por si por algún imprevisto se requiriera de dinero extra, este se puede conseguir ampliando la deuda hipotecaria.