Compresor de aire portátil, de aire comprimido y de pistón

El compresor de aire portátil más antiguo y más utilizado es el compresor de pistón, usado por ejemplo para el gas de los coches o para los equipos de buceo.

Un compresor de aire portátil trabaja con aire comprimido, de manera que lo almacena y luego lo libera con una presión determinada y hacia un lugar específico. Existen diferentes tipos de compresores: de paletas rotativas, de tornillo rotativo y, en este caso, de pistón, siendo este el más antiguo y el más utilizado en todo tipo de industrias.

Aspectos generales

A pesar de ser el más antiguo, el compresor de aire comprimido de pistón sigue siendo el más eficaz en cuanto a su funcionamiento. Su funcionamiento permite hacer un compresor de aire portátil con funcionamiento de pistón compato y liviano, y por lo tanto, fácil de transportar. Este tipo de compresores, además, permite comprimir tanto aire como gases.

 

Este compresor funciona moviendo un pistón hacia delante mediante un cigüeñal y una varilla de conexión, todo esto dentro de un cilindro. Para la compresión es posible utilizar solo un lado del pistón, lo que se llama "acción única". El compresor es de "doble acción" en caso de que se utilicen las partes superior e inferior, es decir, ambos lados del pistón.

 

Un compresor de aire portátil suele ser eléctrico, y poseer un motor monofásico. La salida del aire comprimido suele variar, siendo los más comunes los de 1/4. Muchos además poseen presostato o manómetro, y además regulador de aire. Sin embargo, esta no es una condición general dentro de la gama de los compresores.

Usos

Los compresores de aire de pistón pueden comprimir a alta presión, siendo los únicos en poder emplearse en ciertas aplicaciones, como las de aire para personas. Además, un compresor de aire portátil de este estilo se usa para comprimir gas en muchas de las ramas que habitualmente se utilizan en las actividades diarias.

 

El GNC, o Gas Natural Comprimido, es el tipo de gas que se utiliza para potenciar los automóviles y reemplazar los combustibles fósiles como la nafta o el gasoil. Allí, el gas se comprime en los tubos, logrando así obtener más capacidad y autonomía para el uso del coche. Además, se utiliza una presión determinada para este tipo de gas.

 

El nitrógeno también es utilizado mediante un compresor de pistón, así como también gas inerte o el gas de vertederos. Para trabajar con alta presión también se utilizan estos compresores, como por ejemplo para el aire de los cilindros de buceo, dónde se inyecta aire que luego será utilizado por personas para respirar bajo el agua.