Con qué combinar los pantalones harem

Están de última moda y los hay en muchos géneros y colores. Sin embargo, hay que saber cómo combinar los pantalones harem para obtener un look favorecedor.

Los pantalones harem, al parecer, llegaron para quedarse. Además de estar confeccionados en varios tipos de telas, lisas y estampadas, y ser económicos, lo elemental en esta prenda es su comodidad. Se sienten tan cómodos como unos pantalones de pijama y son ideales para aquellos días súper ocupados que nos demandan estar en la calle desde primera hora de la mañana. Sin embargo, una incorrecta combinación de prendas, haría que tus pantalones harem llegaran a ser poco favorecedores e incluso inapropiados para determinadas situaciones.

Combina holgado debajo y ceñido arriba
Lo primero que debes tener en cuenta al momento de vestir unos pantalones harem es que al ser una prenda tan holgada hace que no se vean bien definidas las piernas y glúteos. Entonces, si elegimos, por ejemplo, una camiseta también holgada, seremos lo más parecido a una carpa de circo

Si queremos evitar esta imagen, lo correcto es utilizar prendas más bien ajustadas al cuerpo, por ejemplo, camisetas de lycra o camisas entalladas. Así, lograremos una correcta armonía entre lo suelto y lo ceñido, pudiendo de este modo, si lo deseáramos, resaltar una parte virtuosa de nuestro cuerpo, como pueden ser los hombros o el escote.

Nunca con botas altas
Una de las particularidades de los pantalones harem es su tobillo ceñido. Entonces, si decides combinarlos con botas, cubrirás por completo la pierna, dando así una imagen de piernas cortas. Por el contrario, si te decides por un calzado que muestre un poco más de empeine, lucirás unas piernas más estilizadas.

Si se trata de una ocasión informal, puedes calzarte unos bonitos tenis y estar súper cómoda. En cambio, si tienes que asistir a un evento con un grado medio de formalidad (claro que si fuese muy formal, tendríamos que descartar los pantalones harem directamente), utilizando unas sandalias estarás bien vestida sin resignar tu comodidad. Puedes lucir sandalias bajas y de colores durante el día, alternándolas con unas con un tacón medio y brillos para la noche.