Conozca la cerveza catalana

Dentro del territorio español la cerveza catalana disfruta de un lugar privilegiado por su variedad, fuerza y proyección internacional.

De un tiempo a esta parte la cerveza catalana se ha convertido en un referente a nivel nacional e internacional. Disfrutar de sus variedades es una práctica obligada para todo amante del amargo lúpulo, mientras que para aquellos no iniciados, es todo un descubrimiento. Con todo, la irrupción de productores de cerveza artesana en los últimos años ha proporcionado una mayor variedad y calidad.

La cerveza catalana de toda la vida
Entre la oferta de cervezas industriales catalanas destacan principalmente tres, por su historia, su sabor y su alcance nacional e internacional. Las marcas de cerveza catalana más antiguas son la Moritz (1856), Damm (1876), (ambas muy sentidas en Barcelona) y la San Miguel (1890), la más internacional pese a no ser esta originaria de Catalunya.

Estas tres compañías terminaron por diversificar sus producción en una gama de cervezas como la intensa Voll Damm, la popular Xibeca, la sugerente Epidor de Moritz o la 0.0% de San Miguel. Tantas de hecho, como equipos de fútbol y gustos de los consumidores, quienes pueden encontrar en el supermercado o en cualquier bar, aquella que más se adecúe a su personalidad.

De entre los productos de las empresas mencionadas anteriormente cabe destacar la Voll Damm, con varios galardones internacionales que reconocen su original sabor, y la Damm Inédit, cerveza "gourmet" que incorpora el nuevo concepto de cerveza catalana como bebida de mesa.

La pujante cerveza artesana
La cerveza artesana ofrece un amplio abanico de posibilidades que podemos disfrutar en las ferias de cerveza catalana que se dan durante todo el año en la comunidad, y de la que la "Mostra de Cervesa Artesana de Mediona" es un buen exponente.

En general, la cerveza catalana artesana posee las ventajas de toda cerveza artesana: no está pasteurizada, no contiene gas industrial y los productos usados para su elaboración pueden ser seleccionados en distintas gamas. Además de ofrecer la posibilidad de recrear gustos distintos, intensos, afrutados, gamas de amargores, y colores que van del chocolate al clásico ambarino.

Cada vez más se pueden tomar cervezas artesanas en las cervecerías de las grandes ciudades. La lista es demasiado grande como para poder nombrar cada cerveza catalana, y cada año que pasa nuevos productores se añaden con más arriesgadas y sonoras propuestas.

Algunas de las cervezas catalanas más conocidas hasta el momento son Almogàver (Barcelona), Bleder (Rubí), Bevirra (L’Hospitalet de Llobregat), Edbeer (Moià), Esterimarc (Valls), Font del Diable (Vilanova i la Geltrú), Popaire (Blanes), la Ales Agullons (Mediona), entre otras muchas más.