Consejos básicos para ahorrar combustible en un coche

El cuidado del automóvil y el desarrollo de buenos hábitos en casa, como la puntualidad o el llenado completo del tanque por la noche, permiten ahorrar combustible.

Tener un automóvil ha pasado de ser un lujo a una necesidad. Sin embargo, ante los aumentos en los precios de la gasolina, para las familias es ya primordial encontrar formas para ahorrar combustible. Disminuir los costos de trasladarse en un auto propio y además contribuir a la conservación del medio ambiente es, en realidad, más fácil de lo que parece.

Cuidado del vehículo

  • Si el carro está en buenas condiciones no necesita más combustible para funcionar, por lo que es preciso darle mantenimiento y cuidar también los niveles de agua y aceite. La presión de las llantas es importante, porque si tienen un nivel bajo aumenta hasta un cinco por ciento el consumo de gasolina. Lo mismo pasa cuando se lleva en el portaequipaje de forma permanente carga pesada que en realidad no se necesita, como cajas o muebles.
  • Otro consejo para ahorrar combustible es no circular a altas velocidades y hacerlo con cuidado, porque el coche hace más esfuerzo yendo en contra de las corrientes de aire o frenando repentinamente. Si el viaje es rápido deben cerrarse las ventanas y vaciarse la parte trasera para agilizar el movimiento del vehículo.
  • A veces, el tráfico de la ciudad retiene varios minutos a los automovilistas. La mejor manera de aprovechar este inconveniente y ahorrar combustible es apagar el coche dos minutos o más. El aire acondicionado consume gasolina, por lo que se usa sólo en casos necesarios.

Los hábitos

  • Si el auto que se tiene en casa no permite ahorrar combustible porque cuenta con varios cilindros o se descompone fácilmente, la mejor opción puede ser cambiarlo por uno en mejor estado.
  • En cuanto a las costumbres familiares, la puntualidad es buena porque se encuentra un trayecto sin muchas trabas, sin embotellamientos que obliguen a detenerse con el motor encendido en cada semáforo. Si se sale a tiempo rumbo al trabajo o la escuela, es posible manejar los primeros minutos a baja velocidad y calentar el motor sin gastar gasolina. 
  • Cuando es posible pedir comida u otros servicios por teléfono en lugar de desplazarse hay que aprovecharlo, y si familia o vecinos van al mismo sitio es preferible ir todos en un solo carro. Al comprar gasolina es mejor hacerlo de noche para que el combustible no esté dilatado por el calor y llenar el tanque, porque en ocasiones es más caro poner únicamente los litros que se requieren por día.