Consejos básicos para conducir una moto si hace viento

Una de las condiciones climáticas más difíciles para poder conducir una moto es cuando soplan fuertes vientos. En estas circunstancias se debe ser más precavido y vestir la indumentaria adecuada.

Son muchas las ocasiones en donde las fuertes rachas de viento sorprenden a los conductores de motos. Para poder manejar la situación es recomendable haber practicado con anterioridad antes de disponerse a conducir una moto en días donde la situación climática es adversa. Además, uno de los accesorios con los que hay que contar siempre son los lentes especiales para motociclistas con el fin de proteger lo ojos y poder ver bien el camino.

Consejos a la hora del viento
Para conducir una moto durante las épocas de viento es necesario en las curvas izquierdas prestar especial atención y mantenerse lo más cerca posible de la línea medianera para así tener más espacio en caso de necesitar frenar. Para las curvas derechas, hay que ir hacia el borde interno de la curva, para poder ganar espacio y adaptar la velocidad acorde a las condiciones en que se encuentre el asfalto tratando de dejar un buen margen en caso de algún imprevisto.

En los casos de los vientos muy fuertes que hacen que se pierda visibilidad y que entren partículas extrañas a los ojos si no se cuenta con las lentes adecuadas, lo mejor es parar, relajarse y seguir con las luces encendidas para que otros lo puedan ver a distancia. Conducir una moto con vientos fuertes es muy peligroso sobre todo en puentes y cruces, así que hay que estar muy concentrado y mover la moto en contra del viento para que no la desvíe.

Recomendaciones adicionales importantes
Lo peor que puede pasar al conducir una moto cuando hace viento es ser confiado y manejar en velocidades muy altas, hay que ser prudentes y encarar la situación con aceleraciones moderadas, ya que la mayor parte de accidentes fatales se presentan por esta causa. Hay tres técnicas importantes a tener en cuenta, la primera es la forma de colocarse en la moto que debe ser muy cómoda y natural en todo momento, esto es lo que hace que haya una conexión directa con el vehículo y que este haga exactamente lo que el conductor desea.

 

La segunda técnica es el manejo de la energía de la moto, que se disipa a través del sistema de frenos y finalmente, para conducir una moto la técnica de la coordinación es la más importante, ya que combina el movimiento con la energía de tal manera que se puede obtener mayor precisión. Lo más importante es ser consciente del peligro y ser prudente en las situaciones más complicadas.