Consejos de belleza: cómo cuidar una piel seca

Para cuidar una piel seca es imprescindible mantenerla bien hidratada mediante productos que de adapten a nuestras necesidades.

La piel es uno de los órganos externos que más sufre las agresiones del ambiente, como cambios de temperatura, insolación o viento. Esto conlleva a tener sensación de tirantez propias de una dermis seca o con falta de hidratación. Por ello, se deben conocer los productos que nos permitan cuidar una piel seca.

Cómo detectar a qué tipo de piel pertenecemos

El primer paso para cuidar una piel seca y lucir una dermis perfecta, tersa, suave y con brillo natural es conocer qué tipo tenemos. Para ello, basta con fijarnos qué aspecto presenta esta y, de esta forma, conoceremos la forma más adecuada de tratarla, nutrirla e hidratarla si fuera necesario.

 

En caso de tener una piel mixta observaremos que la frente, la barbilla y la nariz presentan un brillo distinto al de las mejillas o párpados, que están constituidos por piel seca. En cambio, si es grasa, el brillo estará presente en toda la superficie facial y presentaremos en muchos casos acné debido a la acumulación de sebo y al enrojecimiento producido por la dilatación del poro.

 

Si nuestro caso es tener una piel sensible, presentaremos enrojecimiento y sensación de tirantez, sensación similar en caso de tener una piel seca, que además, presentará descamaciones, ausencia de brillo natural por falta de hidratación y presencia además, de una fina capa de grasa.

Pasos para cuidar una piel seca

Este tipo de piel muestra una falta de hidratación natural, por lo que el primer paso a seguir es el de utilizar productos que devuelvan y equilibren la hidratación natural de la piel. Esto evitará los problemas de escamación derivados de la sequedad. Además, se puede acompañar del uso de mascarillas y sérums nutritivos.

 

Para aplicar correctamente los productos, deberemos hacernos con leche limpiadora que aplicaremos en primer lugar, respetando la zona de los ojos y párpados, donde no nos pondremos. A continuación, aclararemos con agua y añadiremos la crema hidratante propiamente dicha, aplicando tras esta un tónico si fuera necesario.

 

Otra forma de cuidar una piel seca es la de emplear cosméticos que se adapten a nuestra piel. Estos deben aplicarse después de limpiar bien la cara para eliminar impurezas que eviten su adecuada oxigenación. Cuidar una piel seca también depende de la hidratación interna, por lo que se debe beber mucha agua.