Consejos de belleza:tipos de corte de pelo en función del rostro

Los expertos en belleza capilar afirman que el corte de pelo es un complemento que viste a la mujer y, por lo tanto, debe adaptarse a las características únicas de cada una.

Conseguir un corte de pelo que esté a la última es importante para muchas mujeres. La decepción aparece cuando, después de salir del salón de belleza, se miran al espejo y no encuentran ninguna similitud con la idea original y esto sucede porque, al igual que ocurre con el maquillaje o la ropa, cada cara es diferente y merece una atención capilar individualizada.

Las caras ovaladas y redondas

Aquellas personas que tengan la cara en forma de óvalo no les costará encontrar su look ideal debido a que este tipo de facciones aceptan cualquier tipo de peinado. Pueden decantarse por un cabello largo del mismo modo que por un corto decapado aunque, preferiblemente, se han de buscar estilos que no oculten demasiado el rostro tales como flequillos muy largos.

 

Para las caras redondas que se caracterizan por un aspecto infantil y dulce, la labor consistirá en alargar el rostro y quitarle protagonismo a los pómulos ya que destacan sobre el resto del semblante. Para ello, un corte de pelo que quite volumen será la opción más acertada sin olvidar que a estas facciones no les resulta favorecedor el cabello demasiado corto o con mucho volumen.

Las caras cuadradas y angulares

Rememorar los años 70 les resultará posible a las mujeres de cara cuadrada ya que el corte de pelo con el estilo de Nancy Sinatra, basado en una melena despuntada, les sienta bien y consigue disimular unas facciones masculinas y duras. Asimismo, los peinados asimétricos quedarán perfectos en una cara cuadrada siempre y cuando no sean estilo Bob.

 

La excepción con respecto a un corte de pelo eminentemente masculino como es el cabello corto, aparece con las caras angulosas. Este tipo aceptará estilos extremos tales como los degradados o los mechones largos depsuntados, no siendo admisibles, sin embargo, las melenas muy largas ni los flequillos rectos debido al endurecimiento de los rasgos que ya están marcados excesivamente.