Consejos para actuar como monologuista

El cuerpo y la voz serán instrumentos expresivos por excelencia, aunque para actuar como monologuistas es indispensable contar con un texto que podamos interpretar con soltura.

Cuando nos disponemos a actuar como monologuistas tenemos que pensar que nos vamos a definir por lo que digamos, por el modo en que lo digamos y por la expresión de nuestra cara y cuerpo. En soledad ante el público, interpretaremos un texto a través del cual pondremos al descubierto el alma de un personaje, deberemos desplegar energía y capacidad histriónica para seducir a los espectadores.

Texto y escenario

  • El personaje que vayamos a actuar nos tiene que ir como anillo al dedo pero además tiene que tener diferentes facetas a desarrollar, de tal manera que tengamos mucho para explorar. Lo primero que haremos es estudiar el personaje en detalle, si está en la vida real podremos conocerlo y observarlo mejor.
  • Mientras aprendemos la mímica de cada gesto del personaje, vayamos pensando en el vestuario, si necesitaremos ropas especiales o bastará con la común. También si utilizaremos algún elemento será importante que desde el inicio de los ensayos nos familiaricemos con su uso.
  • De acuerdo a la dimensión de la sala decidiremos si será suficiente con nuestra voz o si tendremos que amplificarla con micrófono. También veamos cómo es de grande el escenario, no olvidemos que tendremos que llenarlo con nuestra figura y hace falta estudiar los desplazamientos.

Expresión convincente

  • Los gestos de cara y manos hablan tanto como la propia voz. Al principio pongámonos a actuar frente a un espejo y ensayemos cada movimiento hasta que nos conforme. Cuando incorporemos el libreto acudamos a un amigo para que nos observe y emita su parecer.
  • La voz debe tener matices, puede darse el caso que interpretemos personajes diferentes y debamos cambiar los tonos; hay que estudiar para parecerse a quien se pretende imitar. Para que el discurso no aburra por momentos deben exagerarse ademanes y voz; ser hiperbólico contagia humor
  • Al actuar buscaremos la complicidad del público, hasta podemos permitirnos preguntar o señalar a un espectador o mirar a todos buscando aprobación en un parlamento. Y antes de salir a escena con la seguridad del texto estudiado, ayuda aliviarse de contracturas con algunos ejercicios.