Consejos para cambiar de marchas ahorrando combustible

Podemos reducir el gasto de combustible de nuestro vehículo de muchas formas. Una de las más efectivas consiste en cambiar de marchas adecuadamente.

Solemos cambiar de marchas en el coche sin prestar mucha atención a las revoluciones ni al ruido del motor. Con unos sencillos hábitos en esta acción podemos ahorrar combustible y reducir considerablemente los gastos generados por nuestro vehículo.

Algunos puntos a considerar

  • El consumo de combustible está relacionado con el número de revoluciones del motor de nuestro vehículo. Utilizar marchas largas (quinta o sexta) siempre va a suponer un menor gasto de combustible. Esto quiere decir que si vamos a 80 kilómetros por hora en cuarta, vamos a gastar más carburante que en quinta a la misma velocidad.

 

  • A la hora de cambiar de marchas, debemos saber que lo ideal es conducir a 1500/2500 revoluciones en los motores diésel y 200/2500 en los de gasolina. Apurar a más revoluciones antes de cambiar proporciona más control, especialmente en tramos de curvas a velocidades medias, pero también supone un gasto extra de combustible. Si queremos reducir este consumo debemos cambiar de marchas antes de llegar a las revoluciones máximas.

 

  • También debemos tener en cuenta la forma de cambiar. Si aceleramos demasiado antes de soltar el embrague, a parte de desagradables sacudidas, estaremos malgastando combustible. Revolucionar el motor más de la cuenta significa que esta energía no se aprovecha. 

 

  • A la hora de reducir marchas sucede algo parecido. Antes de bajar de marcha debemos reducir la velocidad hasta que esta corresponda a la marcha que vamos a poner. De lo contrario, el motor se revolucionará en exceso y ello también supone un gasto inútil de gasolina.

 

Errores comunes

  • Hay algunas prácticas poco aconsejables para disminuir el consumo, como dejar punto muerto en las bajadas. No solo no se reduce sino que puede aumentar el consumo, ya que el motor está en ralentí y esto supone más gasto que bajar con una marcha puesta.

 

  • A parte es peligroso, en caso de tener que maniobrar habremos perdido el control del freno de motor y, en consecuencia, del vehículo. Lo mejor, para el ahorro y la seguridad, es cambiar de marchas adecuándolas a la velocidad del tramo.