Consejos para cicinar el huevo perfecto.

La experiencia en la cocina ayuda a ver desde más puntos de vista una preparación tan simple como freír un huevo, y así estar más cerca de cocinar el huevo perfecto

Para cocinar el huevo perfecto se necesitan pocos ingredientes pero buenos, en el tiempo justo y la medida justa, para así sorprenderse de la sofisticación que pueden llegar a alcanzar las preparaciones simples.

Sobre gustos no hay algo fijo
Hay personas a quienes les gusta el huevo con sal, y otras que no lo prefieren con sal. Existen personas que prefieren el huevo con puntilla (esa parte de la clara del huevo que se churrasca y queda crujiente), y otras personas que lo prefieren sin puntilla. Pueden haber personas que prefieran cocinar el huevo perfecto con la yema entera, y otras personas que prefieran hacerlo con la yema revuelta. En fin, las variantes son muchas, pero existe un método general que se puede seguir sin pasar a llevar la creatividad de cada cocinero para cocinar el huevo perfecto (primero se aprende la técnica y luego el arte).

Método general de la preparación del huevo
Lo ideal es trabajar con lo mejor, por eso se necesitan buenos implementos, un sartén no muy grande y antiadherente será de gran ayuda. El aceite es importante, debe ser de maravilla ya que es perfecto para freír, su temperatura ideal es de unos 175°. Un viejo secreto de abuelita es poner un pedacito de pan en el aceite y si este flota está en la temperatura correcta. También se debe echar la cantidad adecuada, unos dos dedos de altura es suficiente. Como dato se podría decir que entre mas caliente este el aceite más puntilla tendrá.

Si el huevo estuvo en el refrigerador habría que esperar que tome la temperatura del ambiente. Una vez que el aceite este caliente se rompe el huevo y se vierte su contenido en el sartén echando la cantidad deseada de sal. Con una cuchara se saca aceite del sartén y se echa sobre la clara. Lo siguiente es esperar que se fría el huevo, esto será en dos minutos aproximadamente.

El cariño, estos ingredientes y la creatividad acercarán al cocinero a cocinar el huevo perfecto.