Consejos para conseguir una canción éxito

La repercusión de los servicios de la red conforma la base de que una canción resulte un éxito de ventas junto a una estética única que sea imposible de olvidar, así como ritmos bailables y pegadizos.

Si bien es cierto que no existe ninguna garantía para que una canción se convierta de la noche a la mañana en un éxito, hay una serie de pautas que han sido demostradamente fiables debido a una cuestión ligada a seguir las pautas de elaboración a las que normalmente recurren las agencias discográficas.

Eurovisión y otros programas

Muchas de las canciones con más éxito de todos los tiempos empezaron su camino debido a la participación en las pruebas de Eurovisión. Actualmente, el certamen previo consiste en grabar un vídeo casero que luego será votado y que, aunque no quede seleccionado, tiene muchas posibilidades de convertirse en un medio de marketing perfecto para que ojeadores musicales puedan hacer que alguna discográfica tenga interés.

 

Asimismo, se puede conseguir una entrada por la puerta grande si se accede a concursos como Factor X. Antes de presentarse resulta imprescindible formarse una estética, un nombre artístico y crearse redes sociales adaptadas al perfil profesional para que las visitas vayan incrementando a medida que se vaya siendo más conocido.

La apuesta por la repetición

En el mundo de la música se encontró una alternativa muy satisfactoria cuando aparecieron grupos como los Backstreet Boys o las Spice Girls, que se caracterizaban por una fuerte campaña de marketing. Esto es igual de importante que la elaboración de un tema pegadizo y, actualmente, la red se ha convertido en el medio óptimo para publicitarse y tener éxito a partir de las nuevas tecnologías en favor de uno mismo.

 

Asimismo, se deberá hacer hincapié en la repercusión de la imagen, ya que si se piensa en cantantes como Lady Gaga y su repercusión a nivel mundial, se podrá apreciar que su estilo irreverente y único no sólo la puso en el punto de mira de los medios de comunicación, sino que incitó a los posibles espectadores a acudir a su conciertos, fruto de la curiosidad.