Consejos para convivir con un macho alfa en el trabajo

La convivencia laboral con un macho alfa es posible si se aprende a conocerlo y tratarlo de forma adecuada.

La definición del macho alfa viene dada por su condición de "líder de la manada". Trasladando esta definición a un entorno de trabajo, el macho alfa sería aquel que adopta un papel dominante en la jerarquía laboral. Trabajar con ellos puede resultar complicado o sumamente productivo: depende del enfoque.

Qué es un macho alfa en el entorno laboral

  • Las empresas buscan para sus puestos de directivos empleados inteligentes, eficaces, productivos, con capacidad de organización y dirección de equipos y que sepan soportar los reveses con fortaleza, aportando buenas soluciones. Este es el perfil de un líder nato, carismático y seguro de sí mismo, con el poder de seducir al cliente y vender más que nadie, aumentando la cuenta de resultados.
  • Así es el macho alfa: competitivo hasta más allá del trabajo. La vida es un reto para este ejemplar y su aspiración es llegar el primero a todo, ser el mejor en todo y obtener éxito en cada meta que se propone. Ciertamente, para la empresa, apostar por un directivo con las características del macho alfa es una garantía de satisfacción ya que su gran capacidad de liderazgo aunada a la eficacia en el trabajo de la que suelen hacer gala les reportan importantes beneficios.
  • Pero trabajar con ellos puede resultar díficil, ya que los machos alfa (hombres o mujeres) pueden crear un ambiente laboral insano en el que el sobre estímulo de la competitividad convierta a compañeros en enemigos, reduzca la confianza y el apoyo entre ellos, desorganice equipos de trabajo, desoiga las aportaciones que le hagan sus subalternos, desembocando en un personal desmotivado, receloso y minimizado.

Se puede convivir con un macho alfa en el trabajo

  • Un macho alfa es un líder exitoso y eso es una gran fuente de inspiración. Observarle atentamente puede aportar las claves que permitan adoptar nuevas pautas para mejorar en el trabajo. Pedirle que establezca las bases de la relación laboral, qué espera de su equipo y cómo quiere que se hagan las cosas, objetivos a alcanzar y metodología, es un buen comienzo.
  • Es importante hacer aportaciones positivas, que lleven implícita una solución constructiva aunque el vehículo sea una queja o exigencia. Algunos machos alfa toleran mal los cuestionamientos, por eso es recomendable presentar cualquier propuesta de forma positiva. Igualmente, es aconsejable evitar el enfrentamiento directo, especialmente en público, ya que puede minar su ego por lo que se debe buscar una comunicación tranquila y respetuosa con su puesto.