Consejos para cuidar a un Husky Siberiano en verano

Los animales de montaña también tienen mecanismos naturales de adaptación a climas cálidos, para cuidar a un Husky Siberiano es esencial proporcionarle mucha agua, un buen corte de pelo y evitar el sol directo.

El Husky Siberiano, es una raza de perro procedente de la gélida Siberia, si bien son perros genéticamente adaptados a las temperaturas propias de los más fríos inviernos por la densidad de pelo que poseen, estos pueden llegar a adaptarse perfectamente al clima estival. Cuidar a un Husky Siberiano en verano, requiere prácticamente de las precauciones típicas para cualquier mascota durante esta época del año, aunque con un poco más de atención.

El pelaje del Husky
El Husky es un perro que posee una capa de pelo muy densa que lo protege de las inclemencias del invierno, sin embargo cuando llega el verano, comienza a perder pelo y sólo se queda con la capa superficial del mismo. Esto es normal porque de esta manera el can puede soportar el calor estival, por ello, para cuidar a nuestro Husky Siberiano le ayudaremos a mudar el pelaje cepillándolo al menos dos veces al día.

Mientras más rápido mude el pelo mejor se adaptará al verano, esta muda es normal en esta época porque se renueva la capa interna del cabello que es lo que lo protegerá del frío, por eso es habitual que mientras esté mudando el pelo se comience a aclarar. Cuando se esté acercando el invierno volverá a tener la cantidad de pelo acostumbrado y más fuerte, a su vez recuperará su color habitual. 

Calor en las mascotas
Al igual que las personas, los perros y mascotas en general sufren el calor, para darse cuenta cuando el animal está sintiendo un calor excesivo basta con observar su respiración, que será más acelerada y muy jadeante, con la lengua fuera. Para cuidar al Husky Siberiano del calor excesivo, hay que darle de beber abundante agua, que tenga siempre el bebedero a su alcance, con agua fresca aunque nunca con hielo,ya que podría quemar el esófago del can.

Otra manera de refrescar un poco al perro es tirarle un poco de agua con una manguera, eso también será de un gran alivio. No es conveniente, por el contrario, bañarlo con champú tan frecuentemente, ya que como todos los perros,  el Husky acumula grasa debajo de la dermis para luego en invierno protegerse del frío.

Echándole un poco de agua para refrescarle será suficiente para aliviar la sensación excesiva de calor; por otro lado, asegurándole una buena sombra donde cobijarse del contacto directo con el sol o incluso dejándole resguardarse en casa con nosotros al fresquito del aire acondicionado bastará. 

Otra manera de cuidar a un Husky Siberiano, es colocarle un paño frío sobre el hocico, es una buena forma de aliviarle el calor, ya que es el que regula su temperatura corporal. Se debe remojar el paño en agua fría y luego colocarlo en el morro, seguramente lo verás mas contento y su respiración se calmará de al rato.