Consejos para dar el paso para ser más que amigos

Descubrirse pensando en la persona con la que se comparten momentos de amistad con una frecuencia inusual y verla atractiva puede ser una señal para considerar ser más que amigos.

El sentirse atraído por una amistad es algo común. Si la persona en cuestión comparte intereses similares, las conversaciones que se mantienen son interesantes y los momentos juntos brindan diversión, puede ser que la situación avance poco a poco y dé paso a otro nivel: ser más que amigos.

¿Es mutuo?

  • Es la primera pregunta que vendrá a la mente después de descubrir que el sentimiento ha cambiado. Para poder saber si tu amistad siente lo mismo por ti o puede llegar a sentirlo, es preciso que observes atentamente el comportamiento que tiene contigo.
  • Si en su plática habla sobre personas que le atraen o su arreglo personal es más bien casual cuando salen juntos, puede ser que haya adquirido la confianza que se tiene con las amistades, sin pretensiones de ser más que amigos. Y eso es una situación que tendrás que revertir si quieres que la relación se transforme.
  • Sin embargo, si existe una diferencia en su trato respecto a las demás amistades o han tenido salidas a solas, es una señal de que tienes una oportunidad más para avanzar.

Cómo dar el paso

  • Cuanto más tiempo lleve su relación, más tendrás que trabajar en hacerle ver que tu percepción ha cambiado. El trato tiene que ser diferente al que se tenga con todos los demás. La primera opción es una salida a solas. Nada de fiestas o salidas a partidos deportivos con amigos en común si al final no os quedáis solo tú y esa persona. Lo más importante es no dejarse vencer por el miedo, porque este es el que echaría a perder para siempre tu oportunidad.
  • Una salida al cine puede ser una buena oportunidad. La película puede ser un excelente tema de conversación que pueden seguir en un café, sin verse forzado. Ser más que amigos implica un conocimiento de pareja, y eso se consigue con conversaciones uno a uno donde pueden salir a relucir las características que se buscan en una pareja.
  • Posteriormente, puede haber una salida a cenar o a bailar, por supuesto, a solas. Cualquier opción ya es lo suficientemente clara para mostrar tu interés en ser más que amigos. Puedes intentar un acercamiento físico. Las típicas actitudes de tomar de la mano, rozar su brazo o pierna, o incluso acercarte más allá de lo acostumbrado. Si no te rechaza, entonces ya tienes casi ganada la partida.