Consejos para diseñar un vestido de novia clásico

Para diseñar un vestido de novia deberemos tener en cuenta las mismas claves que para confeccionar un vestido de noche o de fiesta.

Para diseñar un vestido de novia tendremos que tener en cuenta el modelo que pretendemos conseguir. Dependiendo de los gustos de cada persona, podemos confeccionarlo más o menos sencillo. Sin embargo, las claves para conseguirlo en ambos casos son las mismas.

Patrones

Para diseñar un vestido de novia realizaremos dos patrones básicos, uno para el forro y otro para el vestido, y una combinación. Por lo tanto, en primer lugar se hará un patrón primario recto, es decir, se dibujará un rectángulo cuya altura incluya la medida de los largos, desde el hombro hasta la cintura y desde la cintura hasta los pies.

 

La base del patrón será un cuarto de las medidas del contorno. El patrón primario se hará tanto para la parte delantera como la de la espalda, donde se marcarán los entalles (cuatro a cada lado por la parte delantera y tres en la espalda), el canesú a trece centímetros del hombro y por último, el ancho de la falda, que depende del vuelo que se le quiera dar.

Añadir la cola

Por otro lado, para diseñar un vestido de novia también se tiene que tener en cuenta si se quiere añadir cola al modelo. En ese caso, se prolongará el patrón desde el centro los centímetros que se le quiera dar de longitud. Después se trazará una curva desde ese punto hasta el extremo final de la falda, quedando como resultado una semiluna.

 

Además, se diseñará un patrón de manga normal, recta de arriba abajo, donde se recoge en unos frunces para acoplarse al puño. El cuello constará de una tira de tela cuyo largo es igual al controno del cuello y tiene, además, cinco centrímetros de ancho.

Confección y acabado

Para el forro, el patrón se realizará igual que para diseñar un vestido de novia. La tela del forro es fina y mejora el acabado y la calidad. En la combinación se añadirá el forro, excepto a las mangas y cuello, y, además, llevará menos vuelo que el vestido. En cuanto a la confección, se cortarán los patrones al hilo, excepto el cuello, que irá al bies.

Se preparará la combinación como si fuera un vestido. Se dejará abierta la costura del centro de la falda y se colocará la cremallera. La combinación irá suelta. Finalmente se hilbanarán los dobles y posteriormente se coserá todo el vestido a máquina y se recortarán las costuras.