Consejos para ensillar un caballo

A la hora de ensillar un caballo se deben tener en cuenta algunos métodos de ajuste, pero tener a la mano una manta y un cojín es fundamental para una mayor comodidad.

Comenzar con un potrillo manso es fundamental para las personas en sus primeros inicios puesto que ensillar un caballo no es tarea fácil si no se tienen unos métodos de seguridad, ya que se debe saber comprobar que la correa esté firme antes de subir, dado que se puede desajustar en el momento de cabalgar a grandes velocidades.

En los primeros inicios

Una de las primaras razones en que las personas salen golpeadas es por no
saber ensillar un caballo, por eso hay que tener cuidado cuando se trabaja en la parte posterior del potro, ya que con un mínimo movimiento incorrecto podría ser pateado causando una gran contusión.

 

Puede haber problemas mayores si se pone la silla muy apretada, ya que esto podría causar que la silla se corriera mientras se esté montando. Lo primordial es hacer que el caballo marche a una distancia corta con el fin de evaluar nuevamente el ajustado de la silla y se sienta con más seguridad en el momento de cabalgar.

 

Se debe tener a la mano a la hora de ensillar un caballo un lugar en donde se pueda atar, además de eso una mantilla y un cabestro acompañado de unas finas riendas. De manera que se esté en una posición segura, ya que favorecerá tanto al potro como al que lo monta y evitar lugares pedregosos para una mayor comodidad.

Ensillando al caballo

Antes de ensillar un caballo se debe cepillarlo pacientemente con el objetivo de librarlo de la mugre, el barro u otro tipo de suciedades. De esta forma se está asegurando de que el roce que produce la silla no le cause dolor al caballo. Al mismo tiempo se debe poner el cojín al final del cuello del equino.

 

Cuando la manta es colocada sobre el cojín es bueno asegurar de que este puesta de forma pareja. El cojín tiene que ser suficientemente grande para que la silla encaje y debe estar centrada de forma correcta para que no frote al caballo. La manta no debe formar arrugas bajo la silla ya que puede provocar movimientos dolorosos.

 

Otro punto importante para ensillar un caballo es que se debe sujetar la cincha en forma de cruz en la correa que se encuentra al otro lado y después de haberlo hecho la persona tiene que tirar con fuerza e introducir el pico de metal en el primer agujero, en lo posible que sea donde mejor se ajuste a la silla.