Consejos para escribir un guión cinematográfico

La narración destinada a un guión cinematográfico constituye un encadenamiento de escenas que habrá que estructurar con conocimiento y suficiente pericia para arribar a un buen final.

Al escribir un guión cinematográfico cada artista puede esgrimir su fórmula creadora y será legítima. De todas maneras, es preciso que no nos sumerjamos en un caos y nos asalte la tentación de abandonar la tarea. O concluyamos nuestro cometido, pero cuando entremos en contacto con un director para plasmar la obra nos haga notar que es inviable.

Cuánto sabemos

Tal vez dominamos la técnica narrativa y nos creemos capaces de aplicarla a un guión cinematográfico. No basta, hay que entrar a la cocina del cine y saber cómo se arma un montaje, qué se necesita para rodar determinadas escena o lograr un efecto. Y conocer costos económicos para tener idea de la factibilidad de pasar del papel al rodaje.

 

Cuando tenemos un argumento escrito novelado y queremos adaptarlo para cine, si conocemos al director que filmará trabajemos en estrecho contacto. Si elaboramos un trabajo que todavía no tiene interesados en el rodaje, incursionemos en ese medio para saber a qué atenernos.

 

Nos será de utilidad ver películas cercanas a nuestro argumento y observar detalles de escenas, cómo se mueven e interrelacionan personajes, música que subraya momentos, encadenamientos de imágenes. Cuanto más observemos más seguros nos sentiremos al describir una escena.

Que parezca verdad

Cuando narramos un guión cinematográfico evocamos hechos que difícilmente reproduciremos con exactitud, no copiamos la realidad sino que interpretamos. Ni siquiera la filmación documental es realismo puro, tiene un enfoque personal, algo queda dentro del cuadro, algo afuera. El resultado debe ser verosímil.

 

No significa que nos limitemos a narrar lo vivido, lo que se quiere decir es que cuando escribamos un relato lo hagamos sobre asuntos que nos son familiares y que cuando desconocemos el tema nos documentemos lo suficiente como para poder realizar un trabajo fiable. Con esa base imaginaremos con propiedad.

 

Del principio al fin del guión cinematográfico elaboremos una estructura, dividiendo en unidades que constituirán secuencias, serían actos en la obra de teatro. Personajes, acción y conflicto jugarán en un escenario visual, donde habrá diálogos, explicación de lugares de acción y tiempo en que transcurren.