Consejos para hacer una buena colección de insectos

Una colección de insectos es un pasatiempo que apasiona a muchos, pero hacerlo bien es algo que no todos saben.

Observar detenidamente la morfología de diversos insectos, tanto a simple vista como mediante el empleo de lentes de aumento, es algo que gusta a mucha gente. Para poder hacerlo cada vez que uno desee, a la vez que poder compartir la afición con amigos y familiares, lo más adecuado es crear una colección de insectos, para lo cual hay que tener presentes una serie de ideas fundamentales.

Elegir los insectos
Lo más habitual al empezar a crear una colección de insectos, es elegir mariposas, debido a que la majestuosidad de colorido de sus alas dan mucha vistosidad y atractivo a la colección. Por otro lado, su conservación y archivación es muy sencilla, pues basta un block de anillas para hacerlo.

Saber cazarlos sin estropear el ejemplar
Para que una colección de insectos sea buena, un requisito imprescindible es que los ejemplares estén en buen estado de conservación. Mariposas con un ala rota, arañas sin varias patas o gusanos rotos en varios trozos, no son adecuados.

Los insectos más complicados de atrapar sin dañarlos son las mariposas. Lo más usual es usar una red cazamariposas de mano, y echarlas desde la red al interior de un frasco con cloroformo, taparlo y esperar a que mueran, tras lo cual, los recogemos con muchísimo cuidado.

Conservación
Un insecto muerto debe ser tratado adecuadamente para poder incluirlo en nuestra colección de insectos. Hay que saber qué hacer para evitar su putrefacción y lograr conservarlos en buen estado, para poder exhibirlos con orgullo.

Las mariposas se suelen colocar entre papel absorbente, y dejarlas en un ambiente seco y caluroso, para que así se desequen.

Las orugas, larvas y gusanos, se suelen conservar en frascos con formol.

Organizando la colección
La organización de una colección de insectos es fácil de conseguir. Es importante seguir una serie de instrucciones en función del tipo de insecto.

Para mariposas, lo más usual es coleccionarlas en un albúm con papel absorbente de fondo, sobre el cual se pincha la mariposa con un alfiler de longitud algo mayor de lo normal. Existen alfileres especiales para hacerlo.

Orugas, larvas y gusanos se suelen organizar en pequeños francos llenos de formol y rotulados adecuadamente, colocando nuestra colección de insectos en una estantería o en un mueble con baldas.