Consejos para introducir un nuevo gato en la familia

Los gatos son animales muy independientes, por este motivo, si se decide a introducir un nuevo gato en la familia, debe tomar una serie de precauciones.

Cuando las mascotas ingresan en nuestras vidas nos aportan numerosas satisfacciones y alegrías. Los gatos, a diferencia de otras mascotas, son solitarios y adoran su independencia; sin embargo, dependiendo de la raza, su personalidad varía, por lo que pueden ser cariñosos o ariscos, agresivos o sumisos. En el momento de traer un nuevo gato a casa surgen muchas diferencias entre los nuevos compañeros que puede terminar en una auténtica batalla.

Pasos para introducir al nuevo gato
La convivencia entre los gatos es tal vez la más difícil respecto a otras mascotas, antes de presentarlos usted debe acondicionar el lugar donde vivirán. Es importante que no intente forzarlos, no permita que compartan el mismo plato de alimento o la misma cajita para sus deposiciones. Adecúe los lugares seguros donde dormirán separados pues los gatos no tienen la predisposición de dormir juntos, cmo ocurre con otro tipo de mascotas, solo si usted logra que los gatos se sientan independientes dentro de la misma casa, poco a poco comenzaran a convivir sin darle mayores molestias.

 

El seguimiento del proceso de adaptación entre el nuevo gato y los que están ya en casa debe ser controlado por sus dueños, elija para ello las fechas en que la casa esté en calma y los dueños dispongan de tiempo libre para dedicarles atención. Si abandona el proceso inicial es probable que encuentre a los gatos con más de un rasguño en el rostro producto de sus peleas.

El nuevo gato no debe ser escogido al azar
El deseo de traer un nuevo gato a casa entusiasma a cualquiera, ya sea por tener una nueva mascota o darle compañía a la que ya tenemos. A la hora de elegir, debemos tener en cuenta una serie de aspectos. La edad del nuevo gato es importante, si es pequeño, su sexualidad no ha madurado lo cual evita que se pelee. Es recomendable conseguir un gato del sexo opuesto, ya que esto disminuye las posibilidades de pelea y, si no desea que tengan descendencia, esterilice a los animales.

 

Los gatos utilizan el olor para marcar sus territorios, es por ello que impregnan de su propio olor la casa donde viven y a todo el que ahí resida. Antes de traer al nuevo gato, lo recomendable es impregnar la casa con el olor de este antes de introducirlo. Para ello, use las manos o una pequeña toalla y páselas sobre el pelaje del gato nuevo, luego impregne con ese olor el pelaje del gato antiguo y toda la casa.