Cómo evitar problemas al introducir un nuevo gato en la manada

Para integrar un nuevo gato en el grupo con éxito debe aplicarse desde el primer instante un método de reconocimiento, aceptación e inclusión del ejemplar recién llegado.

Introducir una mascota en la familia es tan excitante como puede ser complicado, especialmente cuando se intenta introducir un nuevo gato en una casa en la que ya existe otra de la misma especie. La clave para resultar exitoso está en llevar a cabo una presentación de los animales paulatina y atentamente supervisada por los dueños, lo que no sólo mejorará la relación entre los felinos, sino también con los miembros de la familia.

Entender a los animales
Los gatos son conocidos por sus celos, tanto los que presentan con los otros gatos como con las personas, por lo que hay que aplicar un poco de psicología con ellos. Al introducir un nuevo gato, el anterior lo percibe como una amenaza, ya que se le suele dar más atención. Por tanto, a pesar de que el nuevo gato es la novedad y todos los miembros de la familia quieran pasar más tiempo con él, hay que ser ecuánime; no se le pueden retirar las atenciones a uno para dárselas al otro. Por ejemplo, puede ayudar ponerles su comida preferida al mismo tiempo en el mismo en mismo lugar. Esto hará que el gato antiguo se dé cuenta de que no va a perder sus privilegios, y el nuevo gato aprenderá que no tiene que pelear por la comida a pesar de tener la competencia de otro animal en la casa.

Dejar que los gatos se acostumbren a su propia compañía
Al principio, conviene supervisar sus encuentros y mantenerles en diferentes habitaciones para que no se entrometan en el espacio del otro. Pasados unos días, hay que empezar a juntarles bajo supervisión humana, haciéndoles comer juntos, jugar juntos, hacerles compartir el espacio progresivamente.

 

Dejar que el antiguo gato se acostumbre a la compañía del nuevo gato cuando están solos es la parte mas difícil. Pero progresivamente hay que dejarles espacio para que se adapten el uno al otro sin supervisión humana. Dejarles durante pequeños intervalos de tiempo, por ejemplo al ponerles la comida hará que se acostumbren a hacer actividades sólos. Pueden tener alguna disputa entre ellos para indicar cual es el que manda sobre el otro, pero con el tiempo las peleas cesarán y establecerán vínculos afectivos.

 

Consejos de seguridad
Las disputas de lo gatos pueden resultar bastante agresivas al principio hasta que los animales se acostumbren el uno al otro. Pro lo que en los primeros encuentros, en caso de que se peleen, conviene estar preparado. Es aconsejable tener algún juguete que les distraiga. Pero no se les debe dar comida para distraerles, ya que podrían percibir este gesto como un premio después de pelearse. Principalmente la fórmula para hacer que los gatos se lleven bien es tener paciencia y dedicarles tiempo y atenciones.