Consejos para lidiar con una suegra entrometida

Ganarse la confianza de una suegra entrometida y lograr su aceptación puede llegar incluso a fortalecer la relación de la pareja.

Con razón o sin razón se ha considerado a las suegras cómo la causal de problemas latentes que generan mucha incomodidad en la pareja. Generalmente, se escucha con más frecuencia a las mujeres considerar a la madre de su cónyuge cómo una "suegra entrometida", sin embargo el desafío de sobrellevar estas situaciones y lograr una mejor relación será de igual manera para ambos.

Principales Consideraciones
En primer lugar para mantener un grado de tolerancia que nos ayude a poder ordenar nuestros actos y mejorar la relación con la madre de nuestra pareja, es saber que estos roces son normales, debido a que la expectativa que tiene una madre con respecto a la pareja de su hija o hijo rara vez llega a satisfacerse, sintiendo el derecho de intervenir en lo que ella considere necesario.

Cuando estos actos sobrepasan los límites y se llega a considerar como una suegra entrometida, no se debe dejar pasar por alto esta situación, pues no pasará mucho hasta que aparezcan las primeras discusiones de pareja. El cambio no se dará fácilmente, pero es un reto que se debe tomar pues la suegra es una de las personas más importantes e influyentes del cónyuge.

 

Si se encuentra en la etapa de noviazgo y aún no se ha vivido situaciones adversas por el comportamiento de la suegra, se debe tener igual cuidado y precaución, puede ser que al inicio no sea notorio, pero a medida que su relación de pareja aumente, la madre del cónyuge pueda tomar una actitud más marcada, generando posibles sorpresas que no serán muy agradables.

 

Lidiar con la suegra
Cuando se tiene una relación suficientemente sólida y fuerte, se podrá contrarrestar estas influencias que generan conflictos, gran parte del cambio de la madre de la pareja está dada por la seguridad que su hijo o hija muestra ante su relación, si se siente feliz y conforme los cambios serán más rápidos, la pareja puede hablar directamente con su madre, con firmeza y respeto acordar los límites que se deben establecer.

Si los conflictos aumentan por la suegra entrometida, nunca se deberá hablar mal de ella ante la pareja, pues la persona en una situación así también se sentirá afectada y si se habla mal de su madre sólo se conseguirá hacerla sentir más mal aún, si se es necesario desfogarse es mejor hacerlo con alguna amistad. Si las indirectas y conflictos ante la suegra consiguen hacer sentir mal, el propio apoyo de la pareja será fundamental para reponerse.

Para poder lidiar con una suegra entrometida se deberá tener como base mucha tolerancia, no se debe enfocar solamente en los defectos, sino buscar alguna virtud o situación en la cual se pueda entablar una relación de diálogo buscando ganarse la confianza de la suegra, haciendo esto también se podrán desviar las situaciones conflictivas.