Consejos para llegar a ser director de cine

Dirigir películas es el sueño de muchas personas, pero sólo unos pocos logran llegar a ser un afamado director de cine de reconocimiento internacional.

Sabiendo presentar pequeñas obras en sitios adecuados, como certámenes, televisiones locales, centros culturales y extendiendo de forma adecuada la red de contactos, se puede llegar a ser un director de cine de gran éxito y prestigio a nivel nacional e internacional.

Los primeros pasos
En las primeras grabaciones el director de cine suele ser además de director, cámara, guionista e incluso actor. Lo más común es comenzar realizando pequeños cortometrajes, que se den a conocer presentándolos en certámenes de cine para noveles, tanto de temática libre como establecida, ya que lo adecuado es presentarse a todos los que se pueda, pues así las posibilidades de darse a conocer, y de paso, ganar un premio, aumentan.

Aumentar el círculo de contactos
Una forma de aumentar las posibilidades de triunfar como director de cine es haciendo que nuestra red social crezca,para lo cual es adecuado informarse de todos los eventos a los que acuden directores de cine, tanto noveles como veteranos, y conseguir ser invitado.

Si se han presentado obras ya, es fácil conseguir que la entidad organizadora nos facilite una invitación al evento, la cual se puede solicitar vía web, a través de un formulario en la pagina de la asociación convocante, o mediante petición telefónica.

Promocionando nuestra obra
Lo idóneo es contactar con productoras, y enviarles por correo, o llevar en persona una copia de nuestra mejor película, entendiéndose como tal la que haya ganado el premio más prestigioso. Es conveniente adjuntar una copia de nuestro currículum vítae como director de cine, indicando todas las películas grabas, así como los premios y menciones obtenidos por cada una.

Televisiones locales
Las emisoras a nivel local suelen destinar un espacio de su parrilla a la cultura, y en éste espacio hay hueco para películas procedentes de un director de cine que está en el comienzo de su carrera profesional. Lo conveniente es pedir una cantidad de dinero moderada, pero no excesivamente, y menos aún ofrecer la gratuidad de los derechos de emisión.

Centros culturales
Los organismos públicos ofrecen subvenciones y ayudas a jóvenes iniciándose en el mundo audiovisual. El dinero percibido suele ser la cantidad suficiente para cubrir los costes de rodaje y elaboración de la película, y la obra del director de cine suele ser mostrada en sesiones abiertas al público en general en centros sociales y salas multimedia con pantalla grande en bibliotecas públicas y centros cívicos, en las que, tras la exposición, se puede debatir aspectos de la obra con el director de cine que la llevó a cabo.