Consejos para manejar el genio de los hijos

Enfrentarse al mal genio de los hijos es muy común en cualquier casa y saber manejarlo es importante para los padres y también para los niños, que deben aprender a expresarse con palabras y no con berrinches.

El mal genio de los hijos es algo completamente normal en la infancia. Los padres deben aprender a manejar estas situaciones para poder encauzar su comportamiento de forma positiva y que poco a poco estas conductas vayan desapareciendo. Para ello, entre otros consejos, los progenitores deben de ser todo un ejemplo de serenidad para sus hijos.

Causas de una rabieta en los hijos

El mal genio de los hijos sale cuando no pueden hacer lo que desean, por ejemplo, no pueden ver la televisión, estar con algún amigo, comer algún dulce, comprar algún juguete. Por el contrario, también aparece cuando tienen que hacer algo que no desean, por ejemplo, alguna tarea del colegio, recoger las cosas que han dejado tiradas, comer algún tipo de alimento o ir a la cama temprano.

 

Una larga lista de momentos que los padres deberán de observar para darse cuenta de las situaciones que sacan el genio de los hijos.También es importante tener en cuenta que no todos los niños tienen el mismo temperamento y que no a todos reaccionan por igual ante las mismas circunstancias. Por eso es necesario observar el comportamiento de los hijos para determinar aquellas situaciones en las que su carácter empeora.

Consejos para terminar con un berrinche

Hay dos puntos fundamentales para manejar estos comportamientos en los hijos. El primero se basa en el ejemplo de los padres. Deben de mantenerse siempre serenos, evitar discusiones, gritos, insultos, todo tipo de conducta violenta en cualquier situación, sobre todo delante de los hijos, y principalmente ante un berrinche, y mantenerse firmes y con tranquilidad ante las decisiones que toman, y que los hijos deben de acatar. Los hijos se comportarán fuera de casa siguiendo el modelo que ven dentro de casa.

 

El segundo es que cada vez que los hijos tengan un berrinche delante de sus padres o hermanos deben de ser retirados a su habitación, no como un castigo, sino para calmarse y aprender que es solo con diálogo y con tranquilidad que se pueden resolver estas situaciones. Los niños más dados al mal genio pueden realizar al aire libre ejercicio físico.

 

Aprendiendo a manejar el genio de los hijos es importante premiarlos cuando se observen avances en su conducta de tal forma que los niños se den cuenta de que sus esfuerzos por cambiar estos comportamientos tienen recompensa.