Consejos para mantener unas uñas largas y manos envidiables

Unas uñas largas y cuidadas son seña de identidad por excelencia en toda mujer, para mantenerlas sanas y fuertes basta con la ayuda de algunos remedios caseros y una dieta rica en vitaminas y minerales.

En la antigüedad, unas manos bonitas y cuidadas eran signo de feminidad y fertilidad, y aunque hoy en día no sea tan exagerado, sí es cierto que las mujeres se siguen sintiendo muy femeninas con unas uñas largas y cuidadas. Tanto si tenemos las uñas quebradizas y débiles como si las tenemos fuertes por naturaleza, hay que cuidarlas y mantenerlas sanas para que nuestras manos sean nuestra seña de identidad. 

Remedios caseros para el cuidado de las uñas

  • Para quitar el tono amarillento, aplicaremos en un algodón un poco de vinagre blanco y lo frotaremos suavemente en círculos. También podemos remojar las uñas una vez a la semana en agua tibia y agua oxigenada. Este truco nos dejará las uñas inmaculadas.
  • Para endurecer las uñas existen muchos remedios caseros, y uno de ellos es aplicar el jugo de varios ajos al esmalte de uñas que usamos habitualmente. Si esto nos resulta un poco desagradable, podemos machacar los ajos y con la pastita que hemos fabricado, aplicárnosla directamente sobre las uñas y dejarla actuar unos minutos. Otra opción es remojar las uñas todos los días 20 minutos en infusión de cola de caballo.
  • Para que el esmalte se seque rápidamente, una vez aplicado éste, introduciremos las manos en un barreño con agua y hielo. Además, para que el esmalte dure más tiempo, antes de aplicárnoslo, introduciremos las manos en vinagre blanco.
  • Un remedio muy eficiente para mantener unas uñas largas, fuertes y sanas, es introducir en el bote del esmalte 10 gotas de limón, 5 gotas de yodo (si es posible blanco) y dos ajos triturados. Debemos mezclarlo bien y dejar macerar un día. Este esmalte casero suele dar muy buen resultado.

Causas de unas uñas débiles y quebradizas
Las uñas y las manos están continuamente expuestas a agentes externos que dañan el esmalte y la piel, como por ejemplo, el agua, los detergentes de limpieza y jabones. Debemos habituarnos a usar guantes de goma siempre que nos expongamos a ellos. También debemos hidratar las uñas y la piel de las manos con aceite de oliva o una buena crema hidratante específica.

La alimentación es también fundamental para mantener unas uñas largas y fuertes. Para ello debemos tomar dosis extra de vitaminas A, B, C, y D, y minerales como calcio, silicio, zinc y hierro.