Consejos para olvidar un amor no correspondido

Olvidar un amor no correspondido no es una tarea simple, pero con paciencia se puede lograr el bienestar que tanto se busca.

Olvidar un amor no correspondido no es una tarea simple porque lleva su tiempo. A pesar de esa angustia que se siente, el cerebro, como defensa al estado de ánimo negativo, comienza a segregar sustancias que hace que por momentos uno se aleje de la realidad para evitar este sentimiento nocivo. Lo importante es querer salir adelante y tener siempre los pies sobre la tierra.

Primeros pasos para salir de la angustia

  • Estar triste, deprimido y de mal humor no siempre es perjudicial. Si se acaba de tener un fracaso amoroso, lo mejor es tomarse un tiempo para pensar, para recapitular de manera precisa y concisa. Lo incorrecto es que, después de una desilusión, ya sea amorosa o por alguna otra causa que no permita que el ánimo esté bien, uno se ponga eufórico y comience a planificar nuevas cosas para no pensar en nada.
  • Olvidar un amor no correspondido es un poco dificultoso, pero siempre hay que tomarse el tiempo necesario para llorar, para estar triste, para estar desganado, luego sin que uno se de cuenta, el cerebro comienza a trabajar segregando sustancias que por algún motivo mantendrán sedada a la persona por su bienestar y poco a poco comenzará a tener ganas de realizar cosas nuevas.

La recuperación

  • Cuando uno ya se tomó el tiempo de llorar, de estar deprimido en el sillón y de pensar, es el momento de analizar las cosas coherentemente. El golpe más fuerte ya ha pasado, ahora llega el momento de olvidar un amor no correspondido, porque cuando éste genera un malestar en la vida hay que sacarlo para seguir adelante, hay que realizar una limpieza sentimental, como cuando se limpia un armario.
  • Olvidar un amor no correspondido es necesario, aunque no se quiera hacer, porque el corazón debe estar libre y sano para recibir a otro amor. A este desamor no hay que verlo como un fracaso, sino como una experiencia que sirve para aprender.
  • Hay que realizar actividades que beneficien la salud, ir al gimnasio, al salón de belleza o salir con amigos, porque eso hace sentirse realmente bien y hay que disfrutar de las cosas buenas que tiene la vida. Si se siente ganas de hablar de él o ella hay que hacerlo, pues uno mismo se escucha y deja fluir los sentimientos que tiene dentro.