Consejos para perder el miedo a ser despedido

La apertura al cambio, la capacitación constante y una actitud positiva, son el arma perfecta para perder el miedo a ser despedido.

En cualquier ámbito es indispensable una buena actitud, de ello dependen las oportunidades para desarrollar y enfrentar cualquier cosa, como puede ser perder el miedo a ser despedido. La actitud, acompañada de la capacitación y la apertura al cambio, serán el arma perfecta para controlar el estrés y perder el miedo a ser despedido.

Causas comunes del miedo al despido

  • Las causas más comunes del miedo a ser despedido, en primer lugar, es la edad, seguida de la antigüedad del empleo, la remuneración económica, las prestaciones, el lugar de residencia, la familia, lazos afectivos en fin, se pueden sumar a la lista de causas.
  • Sin embargo, ninguna de esas causas debe ser motivo de angustia ya que, lo primero que se debe cuidar es la salud y éste miedo a ser despedido puede convertirse, de algo sencillo a generar grados de estrés de gran consideración. Para evitar llegar a tales grados de ansiedad, es necesario prepararse desde el inicio y perder el miedo a ser despedido.

Consejos prácticos para perder el miedo al despido

  • Para perder el miedo a ser despedido, es indispensable contar con un soporte académico que respalde, no importa el nivel en que se presten los servicios, es necesario la constante capacitación, la actitud, disposición y entusiasmo de seguir creciendo dentro y fuera del entorno laborar. Tener una preparación académica genera confianza y apertura oportunidades.
  • Saber vender la presentación y las ideas, es necesario para perder el miedo a ser despedido. Lo primero que la gente vende cuando solicita un empleo es su apariencia, seguido de su actitud. Es indispensable conocer los estándares de etiqueta para estos casos, así como, tener una actitud positiva y honesta, esto abrirá la primera puerta de cualquier empresa.
  • Las siguientes puertas, serán abiertas con la venta de sus habilidades personales, capacidades y proyectos; de tal manera que, se deberá convencer a la empresa que lo que adquiere es el mejor producto del mercado para desempeñar la labor requerida.
  • En ocasiones, el miedo a perder el empleo es incitado por el temor y resistencia al cambio. Esto es común con personas que ya tiene una antigüedad y que, generalmente son despedidas por no aportar ningún beneficio a la empresa.
  • Mover a estas personas de su zona de confort, representa una amenaza en su estabilidad personal; de modo que, tener presente desde el primer día la posibilidad del cambio, ya sea fuera o dentro de la misma empresa, bajará el nivel de estrés y será el motor para reforzar los pasos anteriores y perder el miedo a ser despedido.