Consejos para redactar un buen curriculum vitae

Contar con un buen curriculum vitae es clave para todo trabajador ya que va a ayudarle a insertarse en el mercado laboral, puede servirle para darse a aconocer o facilitarle un cambio de un puesto a otro.

El curriculum vitae (del latín, 'historia de vida') es un documento que refleja en pocas páginas la historia laboral de una persona, su nivel de estudios y perfil profesional. Un buen curriculum, bien presentado y diferenciado, será su carta de presentación para postular a cualquier puesto de trabajo.

Cómo organizar la información

  • La información de un curriculum vitae está organizada en secciones. La primera es "Datos personales", en la que se detalla el nombre, el apellido y los datos de contacto, como domicilio, teléfono fijo y móvil, y dirección electrónica.
  • La siguiente sección, "Experiencia profesional", es una lista de todos los trabajos realizados, sean estos retribuidos o ad honórem. Lo más conveniente es ordenarlos por fecha del último puesto al primero. De esta manera, lo primero que se lee es lo más reciente.
  • En la sección "Estudios académicos", se da cuenta de toda la formación académica (primaria, secundaria, universitaria, de posgrado y cursos). Incluye fechas de inicio y finalización, institución educativa y título, certificado o nivel obtenido.
  • En "Idiomas" se detalla toda información relativa al dominio de lenguas extranjeras. Para cada idioma, se aclara el nivel (regular, bueno, muy bueno) y, de haber realizado estudios formales, dónde y cuándo se cursó y qué nivel se obtuvo.
  • Existen otras secciones, como Publicaciones, Proyectos de investigación e Informática, que podrá agregar según sea el caso.

Brevedad y concisión

  • El curriculum vitae se caracteriza por ser sucinto. Los especialistas en Recursos Humanos recomiendan que su extensión sea de una página para quienes se insertan por primera vez en el mercado laboral, de dos páginas para graduados con algo de experiencia y de tres para quienes tengan una trayectoria importante.

Sin errores, por favor

  • Errores de ortografía, de tipografía, como espacios mal colocados, por ejemplo, son descuidos que, en manos de un empleador, se convierten en razones para rechazar a un postulante.
  • Esto se puede remediar utilizando algún corrector ortográfico, como el de los procesadores de texto, releyendo el texto en silencio y en voz alta o contratando los servicios de corrección de un profesional.