Consejos para saber cómo negociar la hipoteca con el banco

Probablemente una de las decisiones económicas más importantes va a ser el resultado de negociar la hipoteca de la manera más ventajosa con tu entidad financiera.

En una fase previa antes de negociar la hipoteca es importante que nos pongamos al día de todas las ofertas que existen en el mercado. Para ello tenemos a nuestro alcance tanto los medios de comunicación tradicionales como Internet. También podemos acceder a una valiosa información a través de los folletos que de manera gratuita distribuyen las entidades bancarias.

Los primeros pasos a dar

El primer paso consiste en acudir a nuestro banco de toda la vida, donde tenemos domiciliada nuestra nómina, y donde conocemos ya hace años al personal. Aquí se va a poder presionar utilizando la baza del cliente fiel de siempre. También es necesario visitar otros bancos e incluso distintas sucursales de la misma entidad, pues a veces pueden haber variaciones significativas entre unas y otras.

 

A la hora de negociar la hipoteca es conveniente tratar directamente con el director del banco, que al contrario que los empleados tiene un margen de maniobra mayor para poder mejorar las condiciones del préstamo. Tener una actitud activa, mostrando seguridad, sabiendo lo que uno quiere y lo que no va a aceptar, son factores que van a reforzar nuestra posición.

 

Es aconsejable llevar ya preparada toda la información que nos va pedir la entidad, es decir, las últimas nóminas y la declaración de la renta. De esta manera nos van a tener en consideración y nos podrán hacer una oferta seria. No debemos aceptar ninguna en un primer momento, sino una vez en casa hacer una valoración de todas las que tengamos y elegir la más conveniente.

Qué apartados tenemos que negociar.

Algo que tenemos que tener siempre presente, es que casi todo se puede pactar al negociar la hipoteca. Uno de los aspectos más flexibles que a veces se puede llegar incluso a eliminar es la comisión de apertura. En lo que se refiere a otras comisiones como la de subrogación o la de cancelación anticipada nos va a costar más conseguir una rebaja.

 

Pero el punto fundamental al negociar la hipoteca, en todos los casos, es acordar el diferencial que se le va a aplicar al índice de referencia (normalmente el Euribor), que además suele estar vinculado a la contratación de ciertos productos añadidos como son la domiciliación de la nómina, seguros de vida y de hogar, tarjetas y planes de pensiones.