Consejos para tener unas manos hidratadas

Tener manos hidratadas, es una meta más que importante la cual depende de la estimulación de los procesos naturales y de los cuidados que a estas de propinen.

Las manos hidratadas lucen sanas, luminosas y tersas. Por ello, se apela al cuidado de la piel que las recubre, así como la activación de los procesos naturales de conservación y salud cutánea. Con la intención de favorecer el aspecto de esta parte del cuerpo, se han desarrollado una serie de cosméticos especiales. Lo mismo ocurre con aquellos procedimientos caseros de antaño.

Productos cosméticos

Con el avance de las técnicas y el descubrimiento de nuevos principios activos, los productos dedicados a obtener manos hidratadas, han mejorado. Actualmente, las cremas y emulsiones para manos se basan en materias primas naturales. Se intenta, además, evadir aquellos compuestos químicos que puedan alterar el equilibrio natural de la piel.

 

Las cremas a base de aloe vera, son un excelente medio hidratante de zonas cutáneas. Lo mismo ocurre, con aquellas emulsiones que aprovechan los principios activos de productos como la castaña, la almendra y otros frutos secos. En este último caso, los aceites naturales, son un complemento muy útil para tratar las manos ajadas.

Procesos naturales

La piel experimenta naturalmente, una serie de procesos, los cuales permiten, entre otras cosas, tener manos hidratadas. La correcta circulación sanguínea, la permanencia a una temperatura estable y la grasa propia de las glándulas capilares, son algunos de ellos. A través de mecanismos regulares, estos procesos pueden ser incentivados.

 

Para estimular la circulación sanguínea, se deberá aplicar aluna emulsión para manos, y con un cepillo suave (como los de bebé), generar movimientos circulares, hasta que la crema sea totalmente absorbida. La temperatura se puede mantener con corrientes de agua, que moderen el frío o calor del medio. Finalmente, la grasa natural se obtiene al no lavar permanentemente las manos y con el uso de cremas y lociones.

Manos hidratadas

Las manos constituyen la carta de presentación de toda persona. Al estrecharlas en un saludo, o al alzarla en señal de despedida, cobran protagonismo. Por ello, su cuidado es muy importante. Se dice que las manos poseen un lenguaje propio, motivo suficiente como para cuidar su aspecto.