Consejos para trabajar la autoestima con adolescentes

El beneficio más significativo de trabajar la autoestima en la etapa de la adolescencia es influir en la formación de su propia identidad, fomentando el desarrollo continuo de las capacidades que hacen a cada persona única.

La etapa de la adolescencia está llena de constantes cambios tanto físicos como emocionales, estos cambios pueden comprometer la autoestima del adolescente. Sin embargo, la autoestima no es algo fijo que se mantiene de por vida, puede ir cambiando, por eso, la finalidad de trabajar la autoestima será lograr mejorar la autoimagen y seguridad del adolescente, pues influirá en la formación de su propia identidad.

Relaciones sociales y su aprobación

Generalmente los adolescentes con baja autoestima tienen problemas al relacionarse; para trabajar la autoestima en este aspecto se debe comenzar por prestar la debida atención al adolescente en el momento que lo necesite, dirigiéndose de manera afectuosa y mostrándole su aprobación cuando se relacione de forma adecuada con sus amistades. Pasar un momento a solas con él ayudará a compartir sus sentimientos y preocupaciones.

 

Elogie sus logros constantemente, pues si se fija más en sus defectos el resultado será una autoestima poco sana, con una marcada influencia en personas cuya opinión son importantes para él. Apoyar en todo momento sus proyectos o cuando desea experimentar sus ideas, es una buena forma de reafirmar sus dotes, siendo necesario respetar los distintos puntos de vista que pueda tener, inclusive cuando sea necesaria una censura.

La confianza y sus ideales

Si el adolescente no cuenta con las oportunidades o recursos que le sirva para desarrollarse en la vida o si se las niega, puede llegar a un estado de frustración que afectará su autoestima. Para trabajar la autoestima es necesaria una estimulación constante, para que pueda proyectar metas que aumenten su sentido de responsabilidad y motiven su progresiva superación.

 

Si tras el desarrollo del niño no obtuvo los suficientes modelos que ayuden a formar su identidad, generará un grado de confusión entre lo bueno y lo malo, dificultando sus decisiones. La mejor forma de trabajar la autoestima en este aspecto, es saber que los padres son el modelo básico que sigue el hijo, por tal debe tener presente el buen ejemplo que debe dar.