Consejos y trucos para poder empezar a ahorrar hoy

En plena crisis económica mundial, el poder reducir gastos parece un misión imposible, pero con un poco de organización, nuevos hábitos y objetivos claros se puede empezar a ahorrar.

Aunque en un principio no se tenga una necesidad a corto plazo, empezar a ahorrar es importante, pues, en cualquier momento pueden surgir imprevistos como necesidad de medicinas, de electrodomésticos que hay que renovar, alguna avería en el coche o, simplemente, para poder salir a cenar con unos amigos o hacer alguna escapada en las vacaciones. 

Marcarse objetivos

El objetivo es llegar a fin de mes y conseguir ahorrar algo de dinero y, para ello hay que ser optimista y positivo. Hay que estudiar el presupuesto mensual, en una hoja de cálculo del ordenador, desglosando las entradas de dinero y los gastos de luz, agua, gasolina y comida, entre otros, para hacer conciencia de las entradas y salidas de dinero.

 

 

Observar el dinero gastado hoy, es una buena opción para empezar a ahorrar. Hay que preguntarse si es necesario ese café para desayunar, también podría ser un buen día para dejar de fumar, el tabaco supone un gasto importante entre los fumadores. Es momento de empezar a vivir sin adquirir deudas y de acuerdo a las posibilidades económicas personales.

 

 

Si no se compra, se ahorra

Ir de compras se ha convertido en un pasatiempo, las antiguas plazas donde las familias iban a pasear, actualmente son los centros comerciales. Sustituir estos hábitos por paseos en el campo, por parques de la ciudad, sin necesidad de tener que gastar dinero. Unos bocadillos y refrescos hechos en casa pueden ser el mejor y más barato tentempié.

 

 

Hay que dejar los lujos que están fuera del alcance y gastar coherentemente. Uno de los objetivos para empezar a ahorrar puede ser el poder disfrutar de algún lujo. También es importante cuidar los aparatos eléctricos, la ropa, e incluso nuestra salud para no tener gastos imprevistos.

 

 

Buscando nuevos contratos que nos permitan reducir gastos de luz, agua, gas, Internet o móvil, se podrá empezar a ahorrar y, además, adquiriendo nuevos hábitos como, instalando bombillas de bajo consumo, usando más la luz natural, no abusando del aire acondicionado o utilizando el móvil sólo cuando sea necesario.