Consolidación de préstamos: pros y contras de su aplicación

Cuándo se tienen numerosas deudas, estas pueden ser reunificadas para una mejor gestión pero siempre teniendo presente los riesgos que puede acarrear la consolidación de préstamos.

Numerosas empresas ofrecen la posibilidad de tramitar la consolidación de préstamos para que así el cliente pague menos cada mes, para lo cual suelen pedirle las escrituras de un piso o local en propiedad. Dicho aval puede ser bien que esté hipotecado, de modo que varias deudas se transforman en una sola.

Ventajas de consolidar los préstamos

  • Para entender las ventajas de hacer una consolidación de préstamos es preciso conocer en qué consiste este método de reunificar deudas. Las empresas gestoras solicitan las escrituras del préstamo hipotecario o del inmueble si ya lo tiene pagado en su totalidad, para solicitar un crédito hipotecario o ampliar el ya existente, el cual emplean para pagar todas sus deudas
  • El pasar a tener deudas en tarjetas de crédito y préstamos personales a una hipoteca más amplia conlleva una reducción de la cuota mensual a pagar, debido a que el plazo de devolución de los préstamos hipotecarios es largo, y además, el tipo de interés de los mismos es muy inferior a los devengados en tarjetas de crédito y préstamos personales. A esto se une la comodidad de solo pagar una letra al mes, la hipoteca.
  • Si se acude personalmente a la entidad bancaria dónde se tiene contratada la hipoteca, se puede solicitar una ampliación de la misma, solicitando la cantidad necesaria para amortizar los demás préstamos, y de éste modo, se ahorran las elevadas comisiones que cobra el gestor que efectúa la consolidación de préstamos

Desventajas de reunificar las deudas

  • Mientras que un crédito hipotecario puede tener un tipo de interés del 3 ó 4%, y muy difícilmente llegará hasta un índice de 5%, el cobrado en las tarjetas de crédito alcanza casi el 30%, el cual puede elevarse hasta el 90% si se solicita pagar "cuota mínima".
  • Este tipo de cuota consiste en retrasar parte del pago, para reducir el importe de cada mensualidad, mientras que un préstamo personal suele caracterizarse por un tipo de interés del 9 ó 10%, aproximadamente.
  • Pero la reducción del tipo de interés lograda con la consolidación de préstamos puede ser anulada por comisiones de cancelación en los préstamos existentes, existiendo la posibilidad de que el dinero ahorrado al reducirse el tipo de interés se gaste en concepto de comisiones de cancelación anticipada, lo cual es bastante usual en el caso de los préstamos personales.
  • Aumentar la deuda hipotecaria también conlleva la desventaja de ser muy vulnerable frente a subidas del tipo de interés, pues el plazo de amortización largo hace que una mínima subida implique un notable engrosamiento de la deuda contraída con la entidad bancaria.