Construir el árbol genealógico entre abuelos y nietos

Construir el árbol genealógico de la familia es una excelente actividad para que los niños aprendan sobre la historia familiar y compartan tiempo con los más mayores de la casa.

Los niños muchas veces solo conocen a sus abuelos y normalmente no tienen conciencia de qué pasó con sus bisabuelos y tatarabuelos. Por su parte, a los abuelos les encanta pasar tiempo con sus nietos y contar historias, pero desafortunadamente muchas veces no son escuchados. Para remediar ambos problemas y unir a nietos y abuelos una buena solución es construir el árbol genealógico de la familia.

Qué es un árbol genealógico

Construir el árbol genealógico de la familia consiste en representar gráficamente los miembros de una familia. Se empieza colocando arriba los miembros más antiguos de los que se tengan conocimiento, agrupándolos por parejas. Después de cada pareja salen flechas que indican los hijos que han tenido. A cada uno de estos se añaden sus parejas y sus hijos y se continúa hasta llegar a la actualidad.

 

También se puede hacer en orden inverso, es decir, colocando primero a uno mismo y después anotando sus hermanos en el mismo nivel, sus padres un nivel más arriba, después sus abuelos y así sucesivamente. Es importante hacerlo de una manera ordenada para no crear confusiones con las flechas.

 

En internet podemos encontrar una gran variedad de programas para construir el árbol genealógico y que además ayudan a introducir datos acerca de cada miembro de la familia, como sus fechas de nacimiento y defunción, sus trabajos y en definitiva eventos importantes. Estos programas además, permiten elaborar gráficos de líneas genealógicas particulares que se pueden imprimir, enmarcar y colocar en el salón de la casa.

 

Tiempo compartido entre abuelos y nietos

La principal ventaja que presenta construir el árbol genealógico es que se fomenta al comunicación entre el abuelo y el nieto y ambos aprenden el uno del otro. Por ejemplo, el nieto aprenderá la historia de su familia y se interesará más y la valorará más. Por otra parte, si se utiliza un programa informático como los descritos antes, el abuelo podrá aprender de su nieto a utilizar nuevas tecnologías.

 

Otra ventaja de recavar toda esta información es que construir el árbol familiar ayuda a que las pequeñas historias no sean olvidadas. Los abuelos estarán muy contentos cuando puedan leer una extensa historia familiar y con suerte varias generaciones futuras podrán hacerlo. Además, enseñar el árbol genealógico a amigo y conocidos sea probablemente algo que te posiciona como una persona culta e interesante.