Cortarte el flequillo

Cómo cortar el flequillo al estilo Cleopatra

Si deseas saber cómo cortar el flequillo con estilo, te encuentras en el lugar indicado. Siguiendo simples consejos y contando con un pulso de suficiente firmeza, puedes obtener un look de moda que resalte tus rasgos.

Preparar el cabello
Cómo cortar el flequillo bien no es una ciencia. Aún así, debes cerciorarte de tener a mano todos los instrumentos que utilizarás (tijeras afiladas, pinzas, gomas de cabello).

Teniendo tus herramientas listas, lo primero que debes hacer es preparar el cabello y con este fin, nada mejor que darle una buena cepillada. Luego divídelo en dos, siguiendo la línea natural de su crecimiento.

Ya tienes el pelo preparado, ahora debes elegir a qué altura deseas realizar el flequillo. Para un corte prolijo, lo aconsejable es que dividas la línea de la frente en cuatro mechones (dos frontales y dos laterales), atando el resto del pelo en una cola de caballo. Luego procede a humedecer los mechones con agua. De esta forma será más sencillo cortarlo y evitarás que quede desparejo.

Cortar el flequillo
Al cortar el cabello, asegúrate de que éste no sobrepase la línea de los ojos (lo cual sería muy molesto), pero también toma en cuenta que el cabello seco se torna un poco más corto. Por lo tanto, si te excedes con la tijera, cuando el pelo se seque parecerá aún más corto.

Lo ideal para lograr el "estilo Cleopatra" es trazar una línea imaginaria sobre las cejas y, en función de este punto de referencia, realizar el corte. Si te preguntas cómo cortar el flequillo sin perder la línea de referencia, atiende este tip: ata con una goma de cabello cada uno de los mechones seleccionados. Coloca la goma a la altura en la cual deseas cortarlo y ¡corta!

Este es no es un corte favorecedor para todos los rostros. Así que si bien hemos visto cómo cortar el flequillo de forma práctica y sencilla, no olvides estudiar tu fisionomía para saber si es adecuado para ti.

Finalmente, cuando todos te pregunten cómo cortar el flequillo con tanto estilo, sonríe y piensa si les cuentas tu secreto.