Cuáles son los criterios de la banca para otorgar préstamos

Los ingresos del solicitante así como la calidad de la garantía son los dos aspectos básicos que tienen en cuenta las instituciones de crédito para otorgar préstamos.

A diferencia de lo que los bancos y cajas predican, la buena historia crediticia de un cliente no es lo más importante al momento de otorgar préstamos a este, sino que se tienen en cuenta factores que tienen que ver con la capacidad para devolver el crédito voluntaria o forzosamente, y que conviene tener bien claros.

La capacidad de pago

El negocio de una entidad de crédito no es demandar a sus deudores y quedarse con sus bienes en caso de impago, lo que además se traduce normalmente en pérdidas, sino poder cobrar el capital prestado y los intereses y comisiones puntualmente.

 

Por ese motivo, el principal criterio para otorgar préstamos es que el solicitante pueda hacer frente a las cuotas periódicas. Por regla general, en el caso de créditos hipotecarios, la cuota mensual no debe exceder del 35% de los ingresos mensuales de prestatario y su grupo familiar.

 

Si es un préstamo a mediano o largo plazo, los bancos y cajas se fijan en el tipo de contrato de trabajo que el cliente tiene, además de la solidez de la empresa donde trabaja. Si esto no les convence, pueden requerir la contratación de un seguro de protección de pagos, por ejemplo.

La garantía

En segundo lugar, para asegurarse que en caso de impago pueda recuperarse el capital prestado y los intereses, la garantía que se otorgue es muy importante. Si se trata de adquirir una vivienda, precisamente la hipoteca sobre el inmueble es esencial, pues el préstamo no será mayor del 80% de la tasación de este.

 

En otros casos, especialmente si se van a otorgar préstamos por montos altos o plazos largos, es posible que la institución financiera requiera, por ejemplo, un avalista, esto es, que un tercero diferente del cliente se comprometa con su patrimonio al pago de la deuda si este no cumple.

 

También es usual que para otorgar préstamos el ente crediticio se fije en los activos circulantes del solicitante, esto es, tanto dinero como otros bienes muebles como acciones o joyas, que eventualmente puedan quedar en poder del primero, en calidad de prenda, y emplearlo para cobrar la deuda.