Cuáles son los primeros síntomas del alzheimer

La pérdida de memoria de las cosas sencillas, incluso los constantes cambios de personalidad son el inicio de los primeros síntomas del alzheimer.

Se piensa que el mal de alzheimer es una enfermedad que ataca según la edad, por eso es difícil establecer quién va a desarrollar este padecimiento, ya que los primeros síntomas del alzheimer suelen aparecer mediate cambios confusos que muchas veces son de origen desconocido.

Los primeros síntomas

Las pequeñas pérdidas de memoria y los cambios en la capacidad de razonamiento son unos de los primeros síntomas del alzheimer. Con el tiempo esta enfermedad se hace cada vez más evidente causando una incapacidad al afectado, que a su vez tendrá problemas intelectuales tales como comprender, leer o escribir.

 

Probablemente no recordar una palabra de uso frecuente u olvidar el nombre de los objetos domésticos es también unos de los primeros síntomas del alzheimer, puesto que la persona ya no sabe cómo se llaman las cosas que se encuentran a su alrededor. La pronunciación es más lenta, incluso, deja frases inconclusas.

 

Otro indicador de los primeros síntomas del alzheimer es la dificultad para aprender nuevas cosas y el problema para ordenar sus pensamientos. Esto hace que la persona no piense racionalmente, siendo incapaz de hacer tareas que no necesitan tanto esfuerzo, y posiblemente se pierda en lugares que ya conoce.

 

Las personas que comienzan a padecer esta insuficiencia, perderán interés por la vida y ya no causarán estallidos de alegría, puesto que la energía emocional se verá afectada. Asimismo, tendrán cambios inusuales de humor y seguramente harán comentarios inadecuados. Sin embargo, se debe tener en cuenta los cambios bruscos de comportamiento, ya que es la clave para descubrir los primeros síntomas del alzheimer.

Estado grave

Si no se descubre a tiempo los primeros síntomas del alzheimer y no se es tratado por profesionales, llegaré el momento en que las personas que padezcan esta enfermedad entrarán en un estado grave, pues ya no llegarán a reconocer a sus familias, ni siquiera se reconocerán a sí mismos, se olvidaran de caminar y de sentarse o permanecerán inactivos durante horas y dejarán de ser independientes, ya que necesitarán que los nutran y los cuiden.

 

Los pacientes más graves ya no tendrán el control de los desempeños físicos, ya que se ha dejado avanzar los primeros síntomas del alzheimer y pueden llegar a presentar grandes alteraciones. Posiblemente, muchos de ellos terminan en estado inerte. Cuando la fragilidad del paciente sea más notoria, cabe la posibilidad de que tenga problemas respiratorios o entren otras enfermedades.