Cuidados básicos para tener buena cara

La elección inteligente de lo productos cosméticos, un buen descanso y la hidratación serán la clave para mostrar una buena cara en cualquier momento del día.

La preoupación generalizada por el físico y, en concreto, por estar siempre perfectos ha resultado ser una de las mayores inquietudes del siglo XXI. Sin embargo, lejos de lo que parece ser un gran sacrificio y un gasto enorme, se hallan decenas de recursos cotidianos que harán que parezca que siempre se tiene buena cara.

Trucos caseros para una piel perfecta

Resulta indispensable para tener buena cara cuidar la piel. Sea del tipo que sea, esta será agradecida si se sigue disciplinadamente un plan de descanso no inferior a ocho horas diarias ya que la falta de sueño se traduce en las antiestéticas bolsas en los ojos y las temidas ojeras. Asimismo, evitar abusar del sol, especialmente en la temporada estival, es indispensable para que se mantenga la calidad de la piel.

 

Un plan de belleza muy clásico y barato para tener buena cara consiste en cocer una infusión de romero en vino blanco y agua aplicándola sobre la cara cada mañana, ya que se notará el cutis sorprendentemente terso aunque, indudablemente, una dieta sana rica en vitaminas ý pobre en grasas saturadas mantendrá el equilibrio de la piel mucho mejor que cualquier tratamiento facial.

La inestimable ayuda de la cosmética

Si bien es cierto que para tener una buena cara sirven determinados trucos sin ningún coste, actualmente existen tratamientos que, a partir de cierta edad, son imperativos. Así, exfoliar la piel con una crema como la de Clean&Clear por la mañana y por la noche dará muy buenos resultados para eliminar las células muertas, siendo su complemento perfecto aplicar cada noche antes de dormir una crema hidratante como la ofertado por Nivea.

 

Aún con todo esto no se puede despreciar la ayuda que los productos de maquillaje ofrecen para tener una piel resplandeciente y un rostro perfecto. Sólo se debe tener en cuenta unas recomendaciones para lucir buena cara con y sin maquillaje tales como utilizar antiojeras y ampollas revitalizantes después de una noche de mal sueño, aplicar siempre el desmaquillante adecuado antes de dormir y utilizar productos cosméticos hipoalérgenicos y de calidad.