Cultivar bambú para dar un toque oriental a tu terraza

Aprende a cultivar bambú en el jardín de tu casa o en una maceta y añade un toque oriental muy llamativo a la decoración minimalista de tu hogar.

Cultivar bambú puede convertirse en una afición apasionante, a la vez que aporte vida y color al hogar. Pero antes de comenzar es muy importante elegir la variedad de bambú apropiada para el clima en el que vaya a crecer. El bambú requiere un suelo aireado, con buen acceso al agua pero que no se encharque, pues el agua impide que el aire llegue a las raíces, por lo que en caso de tener un suelo arcilloso se deberá cambiar por una base de tierra negra suelta o mezclar la que ya se tiene con arena, para que las raíces puedan expandirse con facilidad.

 

Buscar un vivero cerca de casa
Si vas a cultivar bambú, una buena opción es comprar la planta en un vivero cercano a tu casa, para que asegurar que la variedad que compramos se adapta adecuadamente al clima donde vivimos; elige una que sea de mucha o poca luz según el lugar donde la vayas a plantar. Por cierto, no te dejes engañar. Muchas personas ofrecen un “bambú de la suerte” a las personas crédulas, pero en realidad aquello que ofrecen es una variedad de lirio.

Cuidados

  • Si la especie comprada es tropical, el bambú requerirá de mucho sol y agua; pero si es de clima templado se adaptará bien a un lugar más sombrío y necesitará menos cantidad de riego. El bambú almacena líquido en su interior, por lo tanto es aconsejable mantener la tierra humedecida. 
  • Las pautas generales de cuidado de plantas son igualmente aplicables al bambú. Se deben mantener podadas las partes secas, pues consumen muchos de los nutrientes y energía en mantener con vida esas partes moribundas, si las cortas, la planta se fortalece crece mucho más rápido. Aparte de que estéticamente, desluce a la planta.
  • El abono y la cantidad a utilizar al cultivar bambú, es variable. El más recomendable es el abono orgánico, pues alimenta a la planta por periodos de tiempo más largos y no existe el riesgo de abonar a la planta en exceso. Una dosis excesiva de abono químico puede quemar algunas raíces de la planta e incluso matarla por completo. Sin contar, que con el tiempo dichos químico matan los microorganismos de la tierra, esterilizándola.
Gane dinero de forma rápida y fácil con nosotros