Customizar un coche: una moda apta para amateurs

Para customizar un coche no hace falta ser un experto en mecánica, sólo pasión por los coches e imaginación para personalizarlo, y no olvidar homologar los cambios.

Customizar un coche significa personalizarlo para darle un toque personal o singular mediante modificaciones en su aspecto interior o incluso en el interior del vehículo. Desde hace algunos años se ha puesto de moda el "tuning" hasta el punto de crear varias escuelas o estilos distintos de cambiar la apariencia de un coche. 

Customizar la carrocería

  • Solo los profesionales pueden customizar un coche ya que cada nuevo accesorio necesita la homologación para poder circular por la vía pública. Normalmente lo que primero se hace al comenzar la personalización de un vehículo es cambiarle el exterior.
  • Se puede añadir un alerón en la parte trasera del vehículo, es de fácil instalación y es muy llamativo. Otro accesorio prácticamente imprescindible en el tuning es el "faldón" delantero, una pieza que cubre la parte baja del coche emulando la carrocería de un coche profesional de rallyes. 
  • Algo muy habitual entre los principiantes a la hora de customizar un coche es la de tintar de otro color los cristales, normalmente de negro. Muchos garajes de tunings recomiendan empezar con cambios en las ruedas por unas más gruesas, con llantas de aleación deportivas o incluso cambiado los faros del coche por modelos de coches de alta gama.

Interiores y motor

  • Customizar un coche también es cambiar el interior del automóvil. Se puede cambiar la tapicería de fábrica por una más llamativa o de un tejido mejor, incluso a juego con la pintura exterior. Algunos cambian los asientos delantes de su vehículo por unos nuevos inspirados en los modelos de los coches de rallyes profesionales.
  • También es muy popular la pesonalización de la palanca de cambios, de los pedales y del freno de mano. Se pueden pintar o incluso substituir por otros de modelos de coches de lujo. El volante también puede cambiarse por el de un modelo deportivo de competición. La última moda es la de colocar pantallas TDT en el interior del coche, incluso con la posibilidad de poder jugar a videojuegos o ver películas.
  • Algunos llegan más lejos aun a hora de customizar un coche, por ejemplo cambiando parte del motor o de otros componentes del coche. Los talleres de tuning pueden realizar prácticamente cualquier tipo de cambio en los sistemas de frenado, rotativos y de propulsión. Incluso se puede configurar el motor y el tubo de escape para que suenen de una forma más deportiva.