Dale un aire de viajero a tu hogar con muebles étnicos

No es necesario gastar mucho dinero en viajes sólo para conseguir objetos decorativos: tú puedes darle un toque cosmopólita a la casa con muebles étnicos

Los muebles étnicos son muy codiciados porque remontan, inmediatamente, a largos viajes por las partes más exóticas del mundo. Los materiales con que se fabrican tienen colores, texturas y grabados tan especiales que dan valor agregado a una simple mesa o silla, debido a la presencia innegable de manos artesanas que se esconde detrás de los objetos. Descubre cómo puedes adaptar muebles étnicos a tu casa.

¿Étnico minimalista?
La tendencia moderna en decoración es el minimalismo, es decir, la disposición de los elementos en una forma luminosa, amplia, sin rebuscamientos, sólo con los recursos necesarios para las actividades cotidianas. Como es natural, para muchos amantes de dicha tendencia, el hecho de pensar en muebles étnicos les resulta contradictorio, no obstante, si se armonizan los objetos, es posible tener una casa minimalista con aire viajero.

Muchos muebles étnicos se distinguen por su colorido. Puede tratarse de madera esmaltada en tonos azules, amarillos, rojos, naranjas, o bien superficies adornadas con mosaicos, piedras o cristal. La clave está en identificar la futura ubicación del mueble étnico y hacer que armonice con el resto de la decoración, por ejemplo, si predominan los colores claros como el beige, arena o blanco, un elemento vistoso se verá bien a la mitad de la habitación o en un muro con mucha luz.

Si el mueble es de madera y parece demasiado rústico para la habitación hay que procurar la unificación de colores a fin de evitar demasiados contrastes. Por ejemplo, si la recámara tiene aplicaciones de madera en color chocolate, no hay que comprar muebles étnicos en madera más clara. Dependiendo de los gustos personales se pueden añadir algunas cortinas y cojines que no saturen la decoración pero sí den continuidad al aire viajero que se busca.

Tendencias eclécticas
Existen personas que gustan de recopilar todos los muebles étnicos y accesorios que encuentran a su paso, sin importar el estilo al que pertenezcan. En este caso es más sencillo dar un aire internacional a la casa, siempre y cuando se procure cierta unificación de criterios, es decir, no importa si la recámara es de inspiración hindú y la sala con adornos tailandeses, lo que hay que hacer es tratar de conservar cierta línea, ya sea de materiales, de colores o de imágenes que se repitan en todos los rincones de la casa, como la madera, la seda, el color rojo, plateado o dorado, figuras de ranas, caballos o elefantes.