David LaChapelle, entre lo grotesco y lo bizarro

Para muchos un genio del arte de la fotografía, David LaChapelle ha llegado a ser uno de los captadores de imágenes más brillantes y polémicos de la actualidad.

David LaChapelle nació con una cámara de fotos bajo el brazo. O casi, porque, ya a los seis años, hacía sus primeras instantáneas a su madre con la que mantenía una relación de apego y cariño. Sin embargo, esta devoción materna no le impidió convertirse en el fotógrafo más irreverente y extraño que forma parte de esa farándula de la que, en muchas ocasiones, ha confesado querer huir.

Sus primeros trabajos y éxitos

Ha hecho vídeos para grupos y artistas como The dandy Warhols, Moby, Elton John, The vines, Christina Aguilera, No doubt, Robbie Williams y Amy Winehouse. Sus cintas han guardado un tono muy personal en el que se muestran imágenes que tienden a impactar y, en algunos casos, incomodar o escandalizar al espectador ya que David LaChapelle sabe provocar perfectamente.

 

 

Entre los reconocimientos que se le han concedido por su trabajo fotográfico y de vídeos destaca el Premio al Fotógrafo del año en 1996 en el certamen propio de la cadena de televisión musical VH1. Asimismo el Centro Internacional de Fotografía(ICP) reconoció su calidad técnica dotándole del Premio de Fotografía aplicada. Otras menciones corresponden al Festival de Aspen.

 

El carácter del genio y libros editados

Según sus propias declaraciones, David LaChapelle estudió en la escuela de Artes de Carolina después de lo cual vivió unos episodios que atormentarían parte de su ser aunque también serían los que lo convertirían en un referente para la sociedad post-consumista así como para los huérfanos de patria. En sus fotografías, vídeos y libros se respira la controversia y la polémica.

 

 

En su primer libro "LaChapelle Land", redactado en 1996, David quiso hacerles un regalo a sus fans adjuntando una colección de retratos de estrellas de la música que a nadie dejaría indiferente. Asimismo "Hotel La Chapelle" se editó en 1999 y supuso su consolidación como genio creador y uno de los carácteres más prometedores del recién estrenado siglo XXI. Su tercer libro "Artists&prostituts" ha sido catalogado de obra maestra.