Decir "hueles mal" sin ofender

Tratar de decir algo a una persona sobre su higiene personal sin que ésta se ofenda es algo que puede resultar bastante difícil. No obstante, podemos usar otro método en lugar de recurrir al clásico

En muchas ocasiones nos encontramos con personas que por cosas de la vida, no mantienen una higiene apropiada, a pesar de contar con los medios necesarios para ello. Es por eso que en determinados momentos nos podemos topar con situaciones bastante incómodas para nosotros, aunque no lo resulten para la persona que carece de dicha higiene.

La indirecta
Como sabemos, es cierto que si le decimos a la persona directamente "hueles mal" puede ofenderse, por mucho que sepamos que llevamos la razón. Muchas personas se preguntarán cómo pueden decirles a este tipo de individuos que necesitan un buen lavado, pero no se les ocurre cómo pueden hacerlo sin que esto pueda herir los sentimientos de dicha persona.

El método más sencillo al que podemos recurrir es la indirecta. Puede que este método no sea tan claro como decir "hueles mal", pero decirle a esa persona este tipo de frases puede ayudar a que capten el mensaje, sin que nosotros hayamos dicho en ningún momento nada que pueda ofenderlo.

En el momento que estemos con la persona, si notamos el olor, podemos decir una indirecta como por ejemplo: "Oye, esta mañana me he comprado un gel corporal de leche que dicen que elimina la piel muerta y aumenta la suavidad de la epidermis", o "¿sabes que en el supermercado de la esquina han traído un desodorante que hidrata la piel al mismo tiempo que elimina los olores que se producen tras la sudoración?"

Efecto
De esta forma le estaremos "diciendo" a la persona que necesita una visita a la ducha, sin necesidad de soltar la brusca frase de "hueles mal". La persona captará en seguida el mensaje que le queremos transmitir, pero no debería sentirse ofendido en ningún momento, ya que no hemos hecho alusión a su higiene personal.

En situaciones como esta, da gusto contar con herramientas tan sutiles como la indirecta, las cuales nos sacarán de apuros como este de una pieza, sin tener que recurrir a ese "hueles mal" tan ofensivo.