Dieta para deportistas: qué comer cuando se hace deporte

La práctica habitual de deporte necesita que el organismo obtenga un añadido en lo que a proteínas e hidratos de carbono se necesita, debido al gasto extra de energía.

El deporte requiere de una ingesta especial de determinado grupo de alimentos, especialmente entre los deportistas de élite, debido al gran gasto de energía que se hace. Por ello se debe tener en cuenta llevar una dieta especialmente saludable y que incluya alimentos idóneos para el desarrollo del organismo, sin incluir grasas saturadas, igualmente negativas para personas activas que para los más sedentarios.

Una dieta muy oriental

Los pueblos chino y japonés están versados en materia de salud, ya que su consumo alto en hidratos y proteínas bajas en grasas es perfecto para un desarrollo ideal del organismo. Por algo estos países son conocidos por la longevidad de sus ancianos. Del mismo modo, el limitado consumo de bebidas alcohólicas, así como de tabaco y otros elementos nocivos para la salud, lo convierten en una alternativa para quienes practican deporte.

 

 

Se podrían incluir en una dieta para aquellos que practican deporte todas las frutas y verduras, especialmente las de hoja verde; arroces y otras semillas, especialmente si son integrales, ya que ayudan al tracto digestivo e intestinal; la pasta, siempre con moderación y derivados lácteos como el queso de burgos así como legumbres y pescados.

 

Las bondades de las costumbres en la península

La dieta mediterránea es una buena opción siempre y cuando se restringa el consumo de carne de cerdo y embutidos, ya que estos alimentos, a pesar de ser fuente de proteínas, no son magras. De esta forma de comer, propia del sur de España se debe adquirir la costumbre de tomar batidos energéticos por la mañana y las tostadas con aceite de oliva y tomate raspado.

 

 

Asimismo, el norte es una fuente inagotable de recursos, especialmente si se practica deporte, ya que es tierra de pescados y mariscos diversos con una gran fuente de proteinas. También se consumen carnes, aunque, entre ellas, se debe optar por el pollo o la carne de vacuno. Existe, también, una larga tradición en lo que a lácteos se refiere aunque se debe restringir el consumo de quesos demasiado calóricos.