Disfraz de vaca lechera para carnaval

El disfraz de vaca lechera es una opción divertida y sencilla de hacer, si lo que se quiere es dar la nota en pandilla.

Todos relacionamos el Carnaval con risas y diversión. Y, desde luego, pocos disfraces resultan más divertidos que el de vaca lechera. Sin duda, te reirás a carcajadas con tus amigos si os ponéis todos de acuerdo para disfrazaros de lo mismo e ir mugiendo por las calles con vuestro disfraz de vaca.

Cómo conseguir un disfraz de vaca

  • Seguramente no te resultará muy complicado encontrar un disfraz de vaca en las tiendas, pero tampoco es difícil hacerlo tú mismo, si dispones de tiempo, imaginación en abundancia y poco sentido del ridículo; después de todo se trata de celebrar los carnavales, y qué mejor momento para dejar de lado esas vergüenzas con las que cargamos durante todo el año.

 

  • Por supuesto, las vacas de los carnavales no tienen por qué ser de color blanco y negro, pueden ser de tus dos colores favoritos o de los más inverosímiles, si lo que quieres es ser una vaca lechera de otro planeta.

 

  • Si optas por el monocolor, puedes ser completamente blanca, y que eres una vaca sagrada, o completamente negra, en cuyo caso parecerás un toro con ubres, que también resultará divertido.

 

Cuernos, ubres y ¡a mugir!

  • En cualquier juguetería puedes encontrar vacas de peluche que te ayuden a confeccionar tu disfraz. Por ejemplo, los cuernos o las ubres puedes obtenerlos de tu vaca de peluche. Aunque, por supuesto, para las ubres siempre puedes recurrir al viejo truco de rellenar un guante de plástico con agua y hacerle un nudo. O incluso rellenarlo de leche, si quieres darle a tu disfraz un toque de realismo.

 

  • Para la cola, la misma vaca de peluche que hayas comprado te servirá, y si quieres tener pezuñas en vez de manos, puedes construir unas usando cartón, aunque serás una vaca un poco torpe, al no disponer de dedos. De todas formas el carnaval no espera grandes destrezas por tu parte, así que eso no tiene por qué ser un problema.