Docu-show: una vuelta de tuerca a la telerrealidad

Para entender los cambios que ha tenido la representación televisiva de la realidad, es necesario identificar la influencia de los medios comunicativos y los programas docu-show.

La posibilidad de explorar nuevos formatos como el docu-show en la televisión es constante y de los resultados emergen olas de nuevas audiencias que exigen una mayor telerrealidad, atraídas por los diferentes mundos privados que suelen ser desconocidos y por lo tanto muy llamativos.

Orígenes de un gran fenómeno

El docu-show se clasifica como un tipo de reality que se sustenta en elementos de entretención, donde no existe ningún objetivo periodístico más que hacer de la vida privada un espectáculo. Es el formato que mayores audiencias consigue en el mundo actualmente, por lo que se utiliza reiteradas veces en esta nueva televisión.

 

 

En la década de los noventa la incorporación de nuevos géneros televisivos; reality show, infoshow, televigilancia y talk show entre otros, dio paso a un nuevo escenario de telerrealidad en el medio audiovisual. Esta nueva forma de hacer televisión se logra a través de un rasgo en común; el contenido de carácter privado y personal se traslada de manera pública a la televisión.

 

 

La temática de un docu-show busca siempre el intercambio de identidades entre los participantes, donde los nuevos roles que se dan generan conflictos muy estimulantes para los televidentes. El programa español Préstame tu vida, tuvo gran éxito por la intimidad que lograba alcanzar el espectador de los dos integrantes que durante una semana intercambiaban casa y familia.

 

Ficción o realidad

Muchos investigadores sociales le han atribuido a estos programas televisivos el merito de ser cautivantes experimentos sociológicos, dado el carácter con que se pueden observar los cambios que experimenta un grupo social en diferentes contextos. Los diferentes comportamientos que adquieren los individuos y el cambio de roles suelen ser los más citados en libros.

 

 

Varios detractores se han levantado contra esta forma de generar
contenidos, principalmente por la superficialidad y precariedad argumentativa que tienen los formatos. La responsabilidad que tienen los medios de comunicación es clave para lograr una representación de la realidad mucho más amplia y variada, con la ayuda del docu-show.