Dónde conseguir y cómo cuidar una dracaena sanderiana

La dracena sanderiana, más conocida como bambú de la suerte, es una planta ornamental muy fácil de cuidar y que embellece el lugar donde se coloca.

La dracaena sanderiana, de la que se dice que da suerte a aquellos que logran tener una en su casa, es una planta tallosa que requiere muy pocos cuidados y que da a nuestro hogar un toque distinguido y especial. Conseguir un ejemplar de esta hermosa planta y cuidarla correctamente es muy sencillo y cómodo.

Cómo conseguirla
La forma más fácil de conseguir un ejemplar de dracaena sanderiana es en viveros y floristerias. En estos lugares especializados en plantas, venden esquejes sumergidos en un jarrón de vidrio o plástico transparente, y suelen ser conocidos como "bambú de la suerte".

Plantación
Si se mantiene en el jarrón inicial donde lo colocaron en la tienda, verá cómo las raíces crecen y el esqueje empieza a desarrollar hojas verdes. Pero mantenerlo en ese jarrón no es adecuado, aunque se le cambie el agua con regularidad cada dos semanas, y se emplee para el riego agua mineral o procedente del filtro de un acuario; pues el confinamiento limita la capacidad de crecimiento de la planta dracaena sanderiana. Lo más adecuado es, sin duda, transplantar la dracaena sanderiana a una maceta o a un jardín.

Condiciones necesarias
La planta dracaena sanderiana necesita iluminación indirecta y un ambiente templado y seco, por lo cual es una planta que se puede cultivar en interiores, o en el exterior, pero evitando las zonas en las que recibiría luz solar directa, pues dicha luz solar amarillea y quema las hojas de la dracaena sanderiana.

La planta debe regarse una vez a la semana y lo más adecuado, para asegurar la correcta hidratación de la planta, es mezclar con la arena bolas de polímero higroscópico. El más fácil de encontrar es el de poliamida, de venta en tiendas de artículos de jardinería, y también el algunos bazares y supermercados.

Conviene añadirle fertilizante al agua de riego una vez cada tres meses, para asegurar la correcta nutrición de la planta dracaena sanderiana. El fertilizante más adecuado es el especial para plantas ornamentales de interior, que en muchos sitios se conoce como "fertilizante para geraneos"

Creando la planta
Una cualidad que hace única y especial a la planta de dracaena sanderiana es su capacidad de tomar estructuras completas, retorciendo sus ramas formando extrañas formas. Estas formas retorcidas se logran usando luz dirigida, y un modo sencillo de lograrlo es sitúar la planta en una habitación en penumbra, y colocar un foco de luz en la dirección hacia donde queramos que se retuerza la planta. Tras crecer retorciéndose hacia esa dirección, cambiando la colocación de la planta, podemos hacer que siga retorciéndose en otras direcciones, creando una pequeña obra de arte.